Accion
Banco Credicoop
TAPA
PAÍS
COOPERATIVISMO
ENTREVISTAS
IMAGENES
MUNDO
CULTURA

 

 

 
 

EDICION 1090
SEGUNDA QUINCENA
ENERO DE 2012

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

: : EDICIONES ANTERIORES
: : COMUNÍQUESE
: : QUIÉNES SOMOS
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
SEÑALES
Tambores versus topadoras
Cita en la Corte
El Estado y las siliconas
Mapa de la minería
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
AGENDA
: : LUGARES
: : CINE
: : TEATRO
: : TV
: : LIBROS
: : RADIO
: :
INTERNET
: : VIDEOS
: : DISCOS
: : REVISTAS
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
 
 
 
Google

Web Accion

 

 

 

 

 

 

< INICIO
 


IMAGENES: BOXEO FEMENINO

Golpes de mujer

A contramano de cualquier otro deporte, en especial los profesionales, en el caso del boxeo no son los padres quienes suelen llevar e iniciar a sus hijos. Y menos aún a sus hijas. «Vienen porque les gusta», sostiene Aldo, entrenador de boxeo femenino en la Federación de la calle Castro Barros en la ciudad de Buenos Aires. Por esta razón es que la mayoría de las chicas que practica boxeo, antes incursionó en otros deportes, como taekwondo, judo o full contact. «Mi familia no quería saber nada con que hiciera boxeo» cuenta Patricia, moza de 20 años. «Pero yo insistí, insistí, y hace un año que entreno».
La movida del boxeo femenino en nuestro país comenzó a fines de la década del 90, con chicas de varios puntos del territorio que comenzaron a acercarse a los gimnasios de box
–ocupados desde siempre por hombres– y familiarizarse con vendas, guantes, cabezales, sogas, campanas y cuadrilátero. Como suele suceder en toda institución las normas, en ocasiones, consagran situaciones de hecho. Y así sucedió con la Federación argentina de Box. Recién en 2001 la Federación armó un consejo para la conformación de esta disciplina (con comité de disciplina y de doping), que contó con el aval de la Secretaría de Deportes de la Nación.
Se reglamentó como deporte amateur y, como tal, contempla el uso de implementos de seguridad para su práctica –vendas, guantes y cabezales–, controles de salud cada seis meses –electrocardiogramas, electroencefalogramas, estudios de laboratorio, controles ginecológicos, oftalmológicos, odontológicos y radiografías–. Y cuando las boxeadoras superan los 30, los controles se vuelven más exigentes. Otra de las disposiciones indica como obligatorio el uso de protector para la zona pectoral, mientras que en la región inguinal es optativo. A partir de los 16 años, una mujer puede ser amateur y debe tener 40 peleas para lograr la licencia profesional.
«Lo que me terminó de decidir a hacer boxeo, fue verla pelear por televisión a La Tigresa. Ahí supe que quería estar arriba del ring como ella», cuenta Lali, mientras no para de golpear la bolsa, que triplica en ancho su fibrosa pero menuda figura. La Tigresa es Marcela Acuña, una formoseña que además de detentar la licencia argentina número 1 –había peleado ya en 1999 por el título mundial en Estados Unidos– y de ser la primera en pelear profesionalmente en Buenos Aires, es el ídolo y el ejemplo a seguir por la mayoría de las chicas. Acuña llegó a ser cuádruple campeona mundial y poseedora del título de la categoría supergallo. Hoy ya está retirada, pero no dejó el trono vacío. «Hay muchas sucesoras. En total en el país hay ocho campeonas mundiales» dijo La Tigresa al ser consultada acerca de su sucesora. «Me considero como la madre de ellas y no quiero elegir entre una de mis hijas. Les dejo un legado que es el del boxeo femenino en nuestro país». Este año, la Argentina cuenta con nueve campeonas mundiales, una cifra que coloca al boxeo femenino local dentro de los primeros del planeta. Vaya si La Tigresa dejó sucesión. Y comentan que de la buena.

Texto: Mirta Quiles
Fotos: Martín Acosta

10 ROUNDS DE 2 MINUTOS. El box es el arte de tratar de pegarle
al rival sin dejarse pegar.