Accion
Banco Credicoop
TAPA
PAÍS
COOPERATIVISMO
ENTREVISTAS
IMAGENES
MUNDO
CULTURA
 
 
 

EDICION 1102
SEGUNDA QUINCENA
JULIO DE 2012

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

: : EDICIONES ANTERIORES
: : COMUNÍQUESE
: : QUIÉNES SOMOS
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
SEÑALES
Menos bronquiolitis
Agroquímicos sospechados
Otro veto macrista
Salas recuperadas
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
AGENDA
: : LUGARES
: : CINE
: : TEATRO
: : TV
: : LIBROS
: : RADIO
: :
INTERNET
: : VIDEOS
: : DISCOS
: : REVISTAS
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
 
 
 
Google

Web Accion

 

 

 










< INICIO


COOPERATIVISMO:
SEGURCOOP

Sello nacional



AVANCES. El dirigente destacó la incorporación de nuevas prestaciones y tecnología.

A lo largo de sus más de 50 años de existencia, el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos debió generar respuestas a cada uno de los desafíos que se le presentaron. En materia de seguros, esa respuesta lleva el nombre de Segurcoop, una cooperativa que nació en 1985 asociada a una aseguradora de carácter gremial del Sindicato de Panaderos del Oeste, con sede en Morón, y que pronto cobró vuelo propio y se consolidó de la mano del hoy único banco cooperativo del país, Credicoop. Así, desde hace más de un cuarto de siglo, Segurcoop presta servicios a una amplia masa de asociados dispersos en diferentes puntos del país.
Como parte de su evolución constante y respondiendo a las necesidades de fortalecer su posición en el mercado, desde ahora la cooperativa de seguros brindará una nueva prestación. «A partir del régimen que estableció la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN), que apunta a una significativa modificación en la normativa relacionada con la operatoria del reaseguro en general, nuestra entidad va a ser la primera reaseguradora cooperativa íntegramente nacional», comenta satisfecho su presidente, Jorge Lorenzo.

Estabilidad y solvencia

El servicio de reaseguro es, valga la redundancia, el seguro que contrata una compañía de seguros de manera tal que dichas empresas puedan asumir mayores niveles de riesgo, administrando con mayor estabilidad y solvencia su negocio. «Esta iniciativa es una forma aseguradora de segundo grado; significa la transferencia de riesgos a otra entidad (reaseguradora) a cambio de una prima, con el propósito de reducir la exposición del asegurador original», detalla el dirigente cooperativista. Este instrumento le permite a la compañía obtener el equilibrio de su cartera mediante la determinación de su retención técnica.
La modificación, impulsada desde 2011 por la SSN en la normativa relacionada con la operatoria del reaseguro en general, tiene como objetivo cumplir con los requerimientos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), en relación con el tratamiento de la problemática del lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. Para evitar estos ilícitos, las compañías argentinas ya no podrán reasegurar sus pólizas en forma directa con firmas del exterior sino que deberán hacerlo en el mercado local.
En este sentido, resulta necesario adecuar los mecanismos de control tendientes a garantizar la necesaria solvencia de aseguradoras y reaseguradoras que operen en el territorio nacional, así como la equidad y la razonabilidad técnica de las condiciones de contratación respectivas. Al mismo tiempo, la intención del Estado argentino es contar con reaseguradoras nacionales que retengan riesgos y divisas en el país. En ese marco, señala Lorenzo, Segurcoop ha demostrado tener la debida capacidad técnica, económica y financiera para convertirse en la primera reaseguradora cooperativa de la Argentina.

Visión de avanzada

Lorenzo, quien cuenta con una vasta trayectoria dentro del movimiento cooperativo de crédito, sostiene que cuando se hace referencia a los diferentes emprendimientos que impulsó el IMFC, no se puede dejar de mencionar a Floreal Gorini. «Nuestra entidad surgió de la inspiración de Gorini, quien fue un gran dirigente solidario, que tenía una visión de avanzada y que permanentemente trataba de imaginar desarrollos que tuvieran que ver con la cooperación», destaca el titular de Segurcoop.
Los primeros tiempos fueron difíciles, dado que se hacía complicado imponer una marca, en materia de seguros, que tuviera la impronta solidaria. Sin embargo, la convicción de sus referentes y la gestión equilibrada dieron sus frutos. «Esta es una empresa sin fines de lucro que fue creciendo de a poco e incrementando su participación en el mercado. Mi lema es –dice Lorenzo– “muchos pasos, pocos pesos”. Porque si pisamos en falso con pasos cortitos, vamos a poder levantarnos. Estamos en un mercado muy competitivo –prosigue–, en la medida en que no aspiremos a dar pasos desmedidos, vamos a poder mantenernos y enfrentar todos los obstáculos que se nos presentan, más aún si tenemos en cuenta que vivimos en una coyuntura que sufre crisis cíclicas, tanto a nivel nacional como internacional». Según el dirigente, la actividad aseguradora es particularmente sensible a la evolución de las variables macroeconómicas que afectan a los distintos sectores de la economía.
La gama de servicios que brinda la entidad abarca seguros automotores, familiares, comerciales, de cajeros automáticos y seguros de vida. Entre los próximos desafíos de la aseguradora figuran la incorporación de un sistema informático de última generación y la instalación de una central telefónica de avanzada, con el fin de cubrir los nuevos requerimientos de su creciente masa de asociados.
«Estamos presentes en todos los sitos en que están arraigadas las 250 filiales que tiene Banco Credicoop», dice Lorenzo. Esto, concluye, le permite a la compañía contar con el respaldo y la solvencia de una entidad con extenso despliegue territorial, gestionada bajo los valores y principios de la cooperación.

Silvia Porritelli

 
   
   
 
 

COOPERATIVISMO: CON APOYO DEL FONDO CULTURAL DEL ALBA

Cita con las palabras




INAUGURACIÓN. Poetas invitados junto con autoridades del Centro Cultural disertaron en la mesa de apertura del encuentro.

Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio». La frase, que corresponde a Federico García Lorca, grafica el espíritu de la mesa redonda que inauguró, en la sala Solidaridad, el IV Festival Latinoamericano de Poesía en el CCC Floreal Gorini. En este contexto, los poetas Damsi Figueroa (Chile), Jorge Campero (Bolivia), Juan Manuel Roca (Colombia), Georgina Herrera (Cuba) y Sandra de la Torre Guarderas y Margarita Laso (Ecuador), compartieron un panel junto con el director artístico del Centro Cultural, Juano Villafañe y el coordinador del Espacio literario Juan L. Ortiz, Carlos Aldazábal. También se hizo presente el director del CCC, Juan Carlos Junio, quien agradeció la concurrencia de las delegaciones cubana y ecuatoriana, y también del público que desbordó la sala mayor del complejo de la avenida Corrientes.
«Hacemos este gran encuentro en el marco de los 10 años del Centro Cultural de la Cooperación, que se ha transformado en una gran referencia de la cultura crítica de esta ciudad, del país y, en gran medida, de la cultura americana», destacó Junio. A la par, remarcó la presencia de poetas de distintas nacionalidades entre el público y afirmó: «Tenemos un festival más nacional y más latinoamericano que nunca». Por otra parte, subrayó la colaboración del Fondo Cultural de ALBA (ver recuadro) en la organización del evento. «Su aporte –concluyó el diputado cooperativista– posibilitó que este festival tenga un nivel de representación mucho más importante que en otras circunstancias».
Esta nueva edición contó además con el auspicio de la Secretaría de Cultura de la Nación, la embajada de la República del Ecuador en Argentina, la Red Nuestra América de Festivales Internacionales de Poesía, Ediciones Colihue, Antígona Libros, la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) y la editorial Losada.
El recitado de poesías por parte de los escritores extranjeros invitados y un recital de Margarita Laso, quien además de poetisa es cantante, fueron otros momentos de la jornada inaugural. Previamente, Villafañe agradeció la colaboración del equipo responsable de impulsar el festival, integrado por el director artístico del CCC junto con Silvia Castro, Inés Manzano, Vicente Muleiro, Carlos Aldazábal y Nara Mansur. «Les damos la bienvenida a los poetas latinoamericanos y, particularmente, a los provenientes de nuestras provincias y de la ciudad de Buenos Aires, a esta hermosa convocatoria a la poesía en este centro cultural de las artes, las letras y las ciencias sociales», añadió.
El encuentro también tuvo como invitados a los poetas argentinos Maritza Kusanovic (Santa Cruz), Ariel Williams (Chubut), Macky Corbalán (Neuquén), Lucía Carmona (La Rioja), Verónica Ardanaz (Salta), Eugenia Cabral y Aldo Parfeniuk (Córdoba) y José María Pallaoro y Gustavo Caso Rosendo, de La Plata.
A su turno, Aldazábal describió la trayectoria de los poetas extranjeros invitados, con una extensa labor ligada con las letras que incluye, además, el desempeño en disciplinas como la sociología, el periodismo, la investigación literaria e incluso la música.
El festival incluyó una diversa programación de espectáculos de poesía y una serie de charlas-debate que analizaron las relaciones de los versos con la política y la diversidad cultural, además de reflexionar sobre la incidencia de los nuevos medios de difusión, entre otros temas. Un amplio abanico de propuestas que se desplegaron tanto en el CCC como en la Casa Nacional del Bicentenario, otra de las sedes del encuentro de poetas.
Al finalizar el acto de apertura, Villafañe invitó a los presentes a celebrar un doble acontecimiento: los 10 años del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y los 4 años ininterrumpidos de buena poesía, representativa de las múltiples tradiciones argentinas y latinoamericanas, que se han desarrollado en sus instalaciones.

Pablo de Micheli

 
















































































































<INICIO


 
 


COOPERATIVISMO:
BUENOS AIRES

Legado virtuoso




DESDE EL AULA. Docentes y alumnos de la escuela Nº6 llevan adelante diversas acciones que repercuten positivamente en la comunidad.

En Casbas, localidad perteneciente al partido de Guaminí, al oeste de la provincia de Buenos Aires, el cooperativismo es un modelo de gestión que cuenta con años de historia. La cultura solidaria y el empeño de buena parte de los vecinos hicieron que el pueblo crezca y pueda satisfacer necesidades básicas desatendidas tanto por el Estado como por las empresas privadas. Esta larga herencia hizo que un grupo de alumnos de la escuela secundaria Nº 6 Josefina Arias tomara el legado solidario como propio, organizándose y dando origen a la primera experiencia cooperativa escolar del distrito.
La Cooperativa Escolar Yolita nació en abril de 2012. Luis Noriega, director del establecimiento educativo y figura central en la concreción del proyecto, relata los orígenes de la iniciativa: «Se invitó a todos los alumnos a reunirnos un sábado para pensar juntos qué era lo que queríamos y cómo lo íbamos a llevar a cabo. Ese día vinieron algunos chicos, que son hoy los socios fundadores de la cooperativa y con quienes empezamos a canalizar la experiencia. Vemos que las escuelas están con necesidades y creemos que muchas de éstas pueden ser solucionadas desde entidades solidarias».
La acción de los jóvenes se focaliza en desarrollar actividades que permitan solventar las exigencias materiales y culturales no sólo de la propia escuela, sino de la comunidad. De esta manera, practicar la democracia, impulsar la formación de líderes positivos y reivindicar la cultura del trabajo se vuelven ejercicios cotidianos en las aulas del colegio bonaerense.

Conciencia social

El interés por gestionar beneficios para el conjunto de la sociedad fue el disparador para que muchos jóvenes tomaran la decisión de formar parte de la entidad. Tal es la visión de Pamela Miró, quien ocupa el cargo de tesorera. «Queríamos trabajar como cooperativa porque teníamos muchas ganas de hacer algo juntos. Comprendimos que si todos trabajamos a la par y colaboramos, los beneficios se iban a ver rápidamente» –señala–. Una de las primeras acciones fue la organización de una jornada solidaria con el fin de recaudar ropa y útiles para la escuela Nº 49 (otro establecimiento escolar del distrito) y para el Hospital Materno de Mar del Plata. «Ahí ya nos gustó eso de cooperar y de ayudar a los demás», concluye la tesorera. Raúl Santucho, otro de los alumnos, sostiene: «Me parece una idea muy buena porque nos une como grupo, porque nos permite trabajar en conjunto y también podemos ayudar al crecimiento del pueblo. Y eso es muy importante».
Según sus referentes, la actitud solidaria entre pares y ante el entorno social hace de Yolita una entidad formativa en lo ético y lo humano, algo «tan alentador como necesario». Según detalla Noriega: «Todo comenzó con el objetivo de incorporar a los jóvenes estudiantes desde algo chiquito como la fabricación de churros y huevos de pascua, dos productos que no se hacían en el pueblo. Luego, derivó en un proyecto mucho más grande, como contar con una pileta cubierta. Debo aclarar que en 100 kilómetros a la redonda de Casbas no existe una pileta cubierta. Esto sería importantísimo para la rehabilitación y recuperación de mucha gente y para incrementar la oferta deportiva del distrito. Sería una idea innovadora a nivel regional y tendría un alcance espectacular. Es así que empezamos a soñar juntos para poder concretarlo».
El grupo de jóvenes cooperativistas se completa con los alumnos Mariana López, Jazmín Suppa, Federico Arias, Rodrigo Pinilla, Emanuel Arias, Julián Guevara, Iván González, Emanuel Bihn y Javier Sena, miembros del consejo de administración; Daniel Schell y Melani Gil, síndicos, y con los profesores Eleane Guardón y Juan Carlos Grillo, que cumplen el rol de asesores docentes.

Acento en la educación

En sus primeros tiempos como cooperativistas, los jóvenes están abocados a incrementar sus conocimientos sobre los principios y valores del movimiento, focalizándose en la educación cooperativa. Siguiendo este objetivo han participado, en el marco del convenio celebrado entre el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) y el Foro de Ciencia y Tecnología para la Producción, de la Experiencia piloto de capacitación para la actualización y formación de jóvenes líderes de la economía solidaria. También formaron parte de una charla de capacitación con la Subsecretaría de Acción Cooperativa y la Secretaría de Producción de la municipalidad de Guaminí, entre muchas otras actividades vinculadas con el ámbito de la economía solidaria.
«La conformación de la cooperativa escolar hace que muchos estemos hablando y aprendiendo qué es el cooperativismo. Vamos muy despacio, sumando poco a poco información y capacitación. La idea es ir difundiendo entre los chicos este
ideal. Las cooperativas tienen un abanico amplio de posibilidades. Las hay de servicios, de producción y también de capacitación. Ahí se nos abrió la cabeza de por qué no enseñar o crear conciencia desde una organización de este tipo», reflexiona el director y concluye: «En este Año Internacional del Cooperativismo creemos que es positivo estar en las escuelas con estos proyectos. La idea es que seamos generadores, que se sumen más alumnos y que aquí se vayan formando como jóvenes cooperativistas». Un objetivo que, evidentemente, ya está comenzando a cumplirse.

Lucas Peralta

 





















































































































<INICIO