Ni muros ni exclusión ni globalización financiera
Ricardo López - Secretario de Cooperar / Consejero Suplente de Cooperativas de las Américas



Cooperativas de las américas. Representantes de 18 países se dieron cita en Panamá.



Ni muros ni exclusión ni globalización financiera» es el título de la Declaración de Cooperativas de las Américas, Región de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), votada por unanimidad por representantes de 18 países reunidos en la ciudad de Panamá, los días 16 y 17 de febrero, en la Reunión del Consejo de Administración de dicho organismo.

La delegación argentina, encabezada por el presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) y vicepresidente segundo del Consejo, Ariel Guarco, planteó la necesidad de elaborar una declaración de los representantes cooperativos de la región ante los anuncios por parte del presidente de los Estados Unidos de la construcción de un muro entre México y dicho país, sumados a sus discursos xenófobos y belicistas. Entonces surgió una declaración que la dirección de Cooperar había elaborado previamente. Puesto en debate el tema, se acordó que la representación de Argentina, Colombia y Estados Unidos redactaran el documento final sobre la base de la declaración argentina. Rápidamente, los redactores se pusieron de acuerdo en el documento final. Al ser revisado por el Consejo, el texto fue aprobado por unanimidad, incluyendo las representaciones de Estados Unidos y Canadá. ¿Qué dice la declaración en sus considerandos más importantes?

«Que la globalización hegemonizada por el capital financiero concentrado está poniendo en riesgo los acuerdos internacionales en base a los cuales los seres humanos intentamos convivir en paz, dando lugar a discursos xenófobos y belicistas.

Que se ponen en riesgo los derechos sociales laboriosamente forjados luego de las grandes guerras del siglo XX y la concentración de la riqueza adquiere grados que afectan la sostenibilidad económica, social y ambiental del planeta.

Que en el continente de las Américas el peor ejemplo de esta tendencia es el muro que el gobierno de EE.UU. quiere construir en su frontera con México.

Que ello resulta flagrantemente contradictorio con las obligaciones asumidas por los Estados parte en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en las Cartas de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Que el cooperativismo de las Américas y del mundo ha demostrado su contribución a la paz y a la solución de los conflictos que generan violencia y ha facilitado la inserción de migrantes y refugiados en el modelo económico fundado en la solidaridad, donde el ser humano es el eje de sus preocupaciones».

Por ello, Cooperativas de las Américas «repudia la construcción del muro en la frontera entre México y Estados Unidos y toda política que sustentada en discursos xenófobos, racistas y belicistas, promueva la discriminación y la concentración del poder económico en un territorio en detrimento del desarrollo sostenible global».

«Solicita, a todos los Estados parte, el pleno respeto de los compromisos asumidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las Cartas de las Naciones Unidas y de la OEA, en particular el compromiso de aunar esfuerzos para lograr que impere la justicia social internacional en sus relaciones y para que sus pueblos alcancen un desarrollo integral, como condiciones indispensables para la paz y la seguridad».

Y, por último, «solicita a todas las organizaciones miembro de Cooperativas de las Américas la difusión de esta Declaración», acompañada por la Declaración de la IV Cumbre Cooperativa de las Américas, aprobada en Montevideo en noviembre de 2016, que señaló que «los alarmantes datos acerca de la desigualdad en la distribución de la riqueza a escala mundial son el resultado de procesos ligados a enormes desequilibrios de poder a escala planetaria» y que «alcanzar las aspiraciones de igualdad y equidad que inspiran nuestro movimiento requiere de una acción consciente y sistemática. No cabe lugar ni tiempo para ingenuidades. La disputa es económica, social, cultural, comunicacional, política, territorial y ambiental».

Una vez más, el espíritu cooperativo de paz, inclusión y democracia económica alza la voz frente a los discursos racistas, xenófobos y belicistas de algunos mandatarios. Pero los mandatarios pasan y las cooperativas quedan.