Nuevos horizontes
Fundación Credicoop en Munro
Trabajadores de la empresa recuperada Alcoyana recibieron los certificados del Programa de Fortalecimiento de la Economía Social, que brinda herramientas de gestión y comercialización. Presencia de funcionarios y dirigentes del banco cooperativo.
Pablo de Micheli



Acto. En la entrega de diplomas se destacó el compromiso de la textil bonaerense. (Jorge Aloy)

En el marco del Programa de Fortalecimiento de la Economía Social (FES), creado con el propósito de brindar herramientas que potencien la comercialización y producción de empresas de la economía social y solidaria, la Fundación Banco Credicoop cerró el curso de Asistencia Técnica en la cooperativa Alcoyana, fábrica textil ubicada en Munro (provincia de Buenos Aires), recuperada por sus trabajadores en 2010. «La idea es darle a la cooperativa las herramientas para que pueda enfrentar la gestión cotidiana integral: cuestiones de comercialización, contabilidad, productivas», explicó Santiago Nogueira (del área Proyectos de la Fundación Credicoop), luego de hacer entrega formal del certificado al presidente de Alcoyana, Cristian Pucheta. También asistieron al acto Valeria Mutuberría Lazarini (del Departamento de Entidades de Carácter Social de la filial Centro de Credicoop) y Juan Carlos Ronco (gerente de la filial Munro de Credicoop).

Sobre el Programa FES, Nogueira puntualizó: «Busca sistematizar todas las actividades que veníamos trabajando, con un enfoque mucho más acorde a los tiempos de hoy en día, de una nueva matriz político-cultural, en la que necesitamos pasar de empoderar a la empresa recuperada devenida en cooperativa a un contexto donde suponemos que esas estructuras están ya más consolidadas y es necesario dar paso hacia posiciones más competitivas, de salir a ganar nuevos mercados». Como parte de ese salto hacia adelante, la Fundación Credicoop promueve la confección de una nueva línea de productos con una nueva marca. «Alcoyana ya tiene un reconocimiento en el inconsciente colectivo por su marca, pero, al mismo tiempo, necesita dar cuenta de la nueva historia que viene forjando. Entonces ellos hoy en día están creando una nueva marca, y nosotros estamos ayudando a una nueva línea de productos que va a apuntar a otro público, y eso va a implicar una nueva vía de comercialización», señaló Nogueira.

Juan Serrano y Fabián Santamarina, del equipo de profesionales del área de capacitación a cargo del curso, dieron cuenta de sus experiencias en la cooperativa textil bonaerense, destacando la creación de un área de capacitación y el intercambio «de ida y vuelta en el aprendizaje», a partir de ejercicios lúdicos que permiten potenciar el conocimiento y la motivación de los asociados. El objetivo es que los operarios de las áreas de producción puedan aportar conocimiento también en temas comerciales, articulando así todas las áreas de la empresa. «Pensamos en esta nueva identidad de la cooperativa de manera consensuada en una asamblea para ver las variantes y alternativas de marca, con su correspondiente imagen institucional y plan de comunicación», expresó Serrano sobre el lanzamiento de la flamante marca. De esta manera, se avanzó en el armado del catálogo online de productos y en optimizar el packaging. Aprovechando la calidad de la maquinaria Alcoyana, se apunta a un producto con mayor valor agregado.

Una gran familia

Emblemática empresa textil nacional, luego de la quiebra decretada en 2010 y el desamparo de sus trabajadores Alcoyana es hoy una cooperativa que apuesta al crecimiento sostenido y al trabajo solidario entre antiguas y nuevas generaciones de operarios que se van incorporando. Con 23 años, Darío Agüero ingresó a la planta en 2012. Vocal suplente de la cooperativa, es hijo de uno de los socios fundadores y uno de los más jóvenes entre los 142 asociados que operan actualmente en Munro. Comenta que para producir acolchados, colchas, manteles, cortinas, repasadores y covers, la planta se organiza en los sectores de tejeduría, hilandería, guatas, confección, depósito, tintorería, estampado y control de calidad. Subrayando las iniciativas que ofrece la Fundación Credicoop en pos de integrar todas las áreas de la cooperativa para «unirlas a un mismo objetivo», añade: «No me imagino estar trabajando en otro lado que no sea la cooperativa, de a poco se va armando una gran familia donde todos tenemos el mismo interés y todos luchamos por lo mismo».