1988 – El fin de la ilusión
Martín Zariello - Sudamericana - 189 páginas

El tiempo es una quimera, aunque el calendario a veces puede servir para encerrar algunas ideas. 1988 fue el pretexto para que el escritor marplatense Martín Zariello trace algunas líneas y llegue a conectar hechos que, a priori, solo parecen formar parte del menú de un autor que gusta del rock argentino, observa con interés la política y retoma algunos gestos del cine y la televisión. Así es que puede ir desde Alfonsín y los levantamientos carapintadas hasta los momentos finales de Olmedo y Monzón, para luego llegar directo a la primera línea musical que dialogaba durante ese año. Esa es la parte más fructífera de estos catorce ensayos. Las ideas fundamentales de cada texto siempre están desperdigadas: a Zariello no le interesa que sean el hilo conductor, que se luzcan o que lo posicionen como el nuevo creador de etiquetas rockeras. Aparecen en una oración perdida, en el detalle de una descripción o simplemente al pasar, derivadas de otros conceptos. Además de ese gesto que ya forma parte de su prosa, tal como se puede comprobar en su blog Il Corvino, se encapricha con algunos de sus ídolos y no necesita datos para defenderlos: la reflexión es su salida. El caso paradigmático es el de Charly García, porque siempre toca sus puntos más polémicos y logra dar vuelta la situación. Se hace preguntas y ahí aparece la nueva perspectiva, por ejemplo, que Charly no arruinó su oportunidad en el Festival Amnesty, sino que la convirtió en un elemento más de su arte. En El fin de la ilusión también hay perlas como el análisis del disco que Cacho Castaña editó en 1988, otro toque que podría decorar su búsqueda personal, esa que sigue encontrando su norte en la simpleza.

Facundo Arroyo