240

es la cantidad de familias que se quedaron sin sustento por la quiebra de la metalúrgica Eitar. Los extrabajadores de Eitar y su marca alternativa, Tecno Forja, presentaron los trámites para convertir la firma de la localidad bonaerense de Bernal en una cooperativa. Actualmente las instalaciones están tomadas a la espera de una decisión sobre el cambio de razón social.  A través de la marca Eitar, la metalúrgica produce artefactos de gas, mientras que Tecno-Forja está dedicada al forjado de piezas y fabricación de matrices. En 2015 ambas empresas empleaban a 400 personas, ahora quedaron 240 trabajadores. Hace un año y medio, la patronal había iniciado un concurso de acreedores, pero tras un embargo de la AFIP el grupo bajó las persianas.