Adiós a un entusiasta
Rubén Vázquez (1938-2020)
El dirigente cooperativo, fallecido el 17 de octubre, se destacó por su intensa actividad social y política, tanto en el Banco Credicoop como en el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Hasta sus últimos días, fue presidente de Tarjeta Cabal.

(Foto: Jorge Aloy)

Fallecido el pasado 17 de octubre, Rubén Vázquez tuvo una intensa actividad social y política en diversas instituciones populares, entre las cuales se destacaron el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, el Banco Credicoop y la tarjeta de crédito Cabal. Ferviente simpatizante del club Independiente, oriundo de Avellaneda, donde vivió desde su nacimiento en 1938 hasta el momento de su partida, Vázquez se incorporó de joven al movimiento cooperativo, más precisamente en 1973, como gerente de la caja de crédito asociada al IMFC ubicada en la mencionada ciudad bonaerense. Con el tiempo, y luego de la creación del Banco Credicoop el 19 de marzo de 1979, se sumó a la flamante entidad solidaria como uno de los gerentes zonales. Más adelante, pasó a formar parte del equipo gerencial del IMFC, bajo la conducción del recordado Floreal Gorini. Su trayectoria se completó en la dirección de la tarjeta Cabal, un proyecto pionero de un medio de pago nacional lanzado por el IMFC y el Banco a principios de la década del 80. Allí se desempeñó  primero como gerente general y luego, hasta su fallecimiento, estuvo a cargo de la presidencia.
«Rubén Vázquez fue un hombre de sólidas convicciones humanistas, gran lector y polemista apasionado. Con el mismo entusiasmo que festejaba los goles del equipo de sus amores, Rubén defendía sus ideas», recordó Edgardo Form, presidente del IMFC. Durante los años que trabajó en el Instituto, Vázquez cumplió importantes misiones por encargo de Gorini para liderar complejos procesos de administración de entidades cooperativas en circunstancias de crisis. «En esas misiones institucionales Rubén actuó como un probado militante cooperativista», subrayó Form.
Antes de incorporarse al movimiento cooperativo, Rubén Vázquez tuvo diversas actividades laborales: fue trabajador del frigorífico La Negra, fue fotógrafo, empleado municipal de Avellaneda y maestro de grado, cargo del que fue desplazado en 1969, durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, debido a su militancia social y política. En su infancia ya había tenido contacto con las luchas populares, siendo testigo de las huelgas de los trabajadores del sector cárnico. A los 24 años se casó con Noemí, docente, con quien tuvo dos hijos. Además de presidir Cabal, Vázquez también fue cabeza de la Asociación de Tarjetas de Crédito y Compra (ATACYC). Por otra parte, tuvo la oportunidad de ser vicepresidente de su adorado club, cargo que ejerció entre 2011 y 2014.