Afianzar el camino
50 Aniversario de Realidad Económica
La revista del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico cumple cinco décadas de edición ininterrumpida. Escenario de debates y análisis desde su creación, hoy renueva su compromiso como espacio privilegiado de pensamiento contrahegemónico.
Mirta Quiles

Número 3000. En agosto de 2016, la revista celebró su trayectoria en la sala Solidaridad. (Jorge Aloy)

Hoy las principales marcas de la revista son tres: la amplitud de sus temáticas –como género, diversidad, educación, medio ambiente, pueblos originarios, ya que pensamos a la revista como una publicación de Ciencias Sociales–, el proceso de calidad editorial y gráfica –de elaboración propiamente dicha–, y unido a estas dos cuestiones, todo el herramental que permite que Realidad Económica esté indizada con indicadores de calidad, reconocida en los ámbitos académicos para que el autor, preferentemente el investigador argentino de las universidades públicas, tenga en ella un espacio privilegiado, para así contrarrestar las corrientes cada vez más fortalecidas de convertir a las publicaciones del país en correas de transmisión del pensamiento del centro. Tenemos claro que somos un arma de contestación a una cantidad de dinámicas y esto tiene que ver con afirmarse muy fuerte en las producciones locales y para todos los argentinos», afirma Marisa Duarte, presidenta del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE) y directora de Realidad Económica, al referirse al presente y futuro de la publicación que cumple este año cinco décadas de edición ininterrumpida. «Hoy dialogamos con distintos tipos de organizaciones –más allá del movimiento cooperativo de crédito que le dio origen–. Estamos vinculados con organizaciones y movimientos sociales, con sindicatos, organizaciones gremiales de trabajadores y empresarios, partidos políticos, organizaciones informales multisectoriales. Todas estas vinculaciones dan como resultado algo muy vivo», agrega Duarte, la primera mujer que, desde 2016, aúna bajo su dirección la gestión del IADE y de la revista, y que inició el trasvasamiento generacional en la institución y en la publicación que supo contar entre sus filas a destacadas personalidades de la economía, de la política y la cultura nacional desde su nacimiento.


Ideas alternativas
Son los años 70 y el clima social, político e intelectual del país y del mundo avizoran la revolución a la vuelta de la esquina. El ideario revolucionario impregna la época. El «Cordobazo» y las luchas políticas y sociales en todo el territorio habían desalojado al dictador Juan Carlos Onganía y su lugar lo ocupaba otro: Roberto Levingston. A nivel internacional, el centralismo académico eurocéntrico encuentra sus límites jaqueado por los debates de la periferia, que piensa su identidad, intenta desentrañar su noción propia de desarrollo económico y cristalizar así una visión alternativa de lo social y económico. Son momentos de maduración de la nueva izquierda, de los movimientos nacionales y populares, de las teorías del desarrollo y de la dependencia. Hija de ese clima, en octubre de 1970 nace Realidad Económica de la mano del entonces presidente del IADE, el constitucionalista Arturo Sampay, quien lleva adelante la idea de crear una revista político-económica que presente ideas alternativas al pensamiento hegemónico, con el análisis directo de la realidad de los propios sujetos: integrantes del movimiento cooperativo, pequeños y medianos empresarios, intelectuales de las ciencias sociales, profesionales vinculados con las políticas de industrialización y militantes políticos. Así, desde su primer número, Realidad Económica promulgó: «No recurriremos al expediente de invocar la objetividad, la ausencia de compromisos, las buenas fuentes. Al contrario, Realidad Económica es una revista comprometida. Nos asociamos a esa mayoría ciudadana que quiere otro país, que sabe dónde se afincan los males que la sofocan económicamente, pero que no tiene medios para proyectar sus pensamientos». En ese rumbo, los primeros números de la revista contaron con los análisis del propio Sampay, Juan Sabato, Adolfo Dorfman, Horacio Giberti, Eric Calcagno, Salvador M. Lozada, Alejandro Rofman, Carlos Vilas y del dirigente cooperativista, Floreal Gorini.


En los años del tercer peronismo, Realidad Económica se constituye en un escenario privilegiado de los debates que por entonces surcan la sociedad argentina sobre el nuevo régimen económico mundial, discusiones que fueron obturadas –cuanto menos en la superficie– con represión por la dictadura cívico-militar de 1976, que azotó de forma directa a la revista: el capitán de ultramar Mario J. Pantaleo Ábalo, miembro del Consejo Directivo del IADE y colaborador de la publicación, fue secuestrado y continúa desaparecido. La reconstrucción del país posdictadura en los años 80 estuvo atravesada por intensos debates sobre los caminos a adoptar para consolidar la institucionalidad y a los «nuevos» Estados en democracia en Argentina y América Latina. El condicionante de la deuda externa en el continente y la incapacidad de los gobiernos posdictatoriales de controlar las principales variables económicas, junto con el derrumbe de la URSS, sellaron el destino de los países de la región y los poderes financieros internacionales, en dupla con los socios locales avanzaron de forma arrolladora. Políticas de mercado, privatizaciones, desguace del Estado, desindustrialización, crisis alimentaria, pobreza, crisis agropecuaria, teoría económica, cooperativismo y globalización, fueron algunos de los temas que durante los años 90 colmaron las páginas de la revista de la mano de los análisis de destacados académicos como Jorge Schvarzer, Eduardo Basualdo, Adolfo Dorfman, Miguel Teubal, Julio Olivera y Carlos Vilas, entre otros.


Nuevo siglo
El fin de siglo y el comienzo del siguiente, encuentran a Realidad Económica con cinco décadas de existencia y el compromiso intacto de aportar a la transformación del país, analizando el pasado y proyectando futuro. Los debates en torno a modos de desarrollo, industrialización, agro, nueva matriz productiva y distribución del ingreso en los gobiernos populares de la región se discuten en sus páginas. En 2016, Realidad Económica «emprende una importante etapa de resignificación. Lo hace, con sus mismos principios, a través de una revisión integral de su formato y diseño para continuar creciendo y afianzándose», en palabras de sus integrantes, «promoviendo el desarrollo del país y de la sociedad, defendiendo sus derechos y su dignidad». Hoy, con 50 años de vida y en plena pandemia mundial, la revista se homenajea con distintas actividades: en noviembre, la charla «Medio siglo de historia económico social», con Alicia Girón, Pierre Salama y Oscar Ugarteche; y «La economía política en la Argentina y su difusión»; mientras que, en diciembre, se llevará adelante una mesa redonda sobre «La difusión del conocimiento. Reunión de revistas de Ciencias Sociales».