Agrias pérdidas
Producciones regionales
Pese a la posibilidad de exportar limones al mercado estadounidense, tan publicitada por el Gobierno nacional, el sector de cítricos se encuentra en una compleja situación. El sector pide declarar la emergencia económica, financiera y social.
Cristian Carrillo

Excedentes. Las ventas externas siguen en caída y el mercado interno está saturado. (SUB.COOP)

Hace dos años el Gobierno anunciaba como una gesta diplomática la posibilidad de exportar limones a Estados Unidos, abriendo un mercado potencial de 20 millones de dólares. Como contrapartida, la administración de Donald Trump bloqueó, con barreras arancelarias sumamente altas, la venta de biocombustible argentino, un negocio de 1.600 millones de dólares. Pero la situación es todavía más penosa. A dos años de la apertura del mercado estadounidense a cítricos argentinos, productores de esta economía regional piden declarar la emergencia económica, productiva, financiera y social del sector. El encarecimiento de los costos internos, problemas en las cosechas y con las trabas paraarancelarias en el mercado norteamericano generaron otro panorama. El resultado final es que tanto en la región del NEA y NOA se han registrado grandes pérdidas en la producción de cítricos, producto de la caída del consumo y el cierre de las exportaciones. Datos de la Cámara de Exportadores de Citrus del Noreste Argentino dan cuenta de una caída del 30% en las exportaciones de mandarinas y prácticamente cero de naranjas. En tanto, el limón fue una de las frutas más afectadas por la crisis, ya que hubo pocas plazas para ubicar el excedente de la producción, y en consecuencia, muchos kilos fueron desperdiciados. El principal destino de las exportaciones es la Unión Europea, pero también hay una fuerte presencia en Canadá, Oriente y Europa del Este (Rusia y Ucrania).
La producción general de cítricos se encuentra en su segunda temporada de exportación a Estados Unidos. Pero esta segunda tanda ya no pudo ser aprovechada debido a lluvias inusualmente fuertes en las regiones productoras. «Hubo un retraso en la cosecha, no se lograron los estándares que requiere la exportación y las industrias procesadoras locales están al tope de su capacidad; y en Tucumán, principal provincia productora, se están tirando o regalando toneladas de limones», informó la Federación Argentina de Citrus (Federcitrus). Para este año las procesadoras locales calculan que se terminará desechando cerca de un 10% de la producción (150.000 toneladas de limones). En la actualidad, el mercado de exportación está caído y el mercado interno está saturado de estos productos. Referentes del sector indicaron que, en lo que va del año, la caída de ventas en supermercados, comercios y en las empresas productoras rondó el 40%, a pesar de que no se registraron incrementos en los precios.