Asesínenme
María Rosa Yorio - Planeta - 216 páginas

María Rosa Yorio fue una de las pocas mujeres que se atrevió a tomar un micrófono y plantarse arriba de un escenario con minifalda y tacos en los años 60, en una Argentina atravesada por la represión y el machismo. También fue la pareja de Charly García durante los primeros años de su carrera, en los tiempos de Sui Generis. Como dice León Gieco en el prólogo, se trataba de «una presencia femenina que para esa época era casi revolucionaria». En Asesínenme - Rock y feminismo en los años 70, la artista abre su corazón y su intimidad de una manera descarnada. Se muestra como una niña sensible, adepta a la poesía, víctima de una madre posesiva, que supo ver en el arte una válvula de escape. Aquí hay derivas sobre la pareja, la bohemia, la maternidad (es madre de Migue, único hijo de Charly), los excesos, la sexualidad y el hecho de ser mujer en un mundo hostil. «Decidida y moderna para la época, le di directamente mi teléfono. Nada de andar histeriqueando», recuerda acerca del momento en el que conoció al músico de bigote bicolor. La riqueza de estas memorias, escritas en un tono despojado y sin el auxilio de ningún ghostwriter, radica en una mirada displicente y autocrítica pero alejada del rencor en torno a un hombre al que supo amar y a una sociedad que la criticó con saña (llegaron a decirle «la Yoko Ono argentina», acusándola de la separación de Sui Generis). Yorio entrega un testimonio que no escatima crudeza, pero ilumina las pequeñas miserias de la vida conyugal.

Pablo Díaz Marenghi