Astronomía a ras del suelo
Choiols
¿Por qué en los mapas el norte está arriba y Europa, en el centro? Un grupo de docentes y estudiantes de la Universidad Nacional de La Plata invita a ejercer el pensamiento crítico y a descolonizar la mirada. Contra todas las formas de dogmatismo.
Florencia Vidal

Liberado. Un globo terráqueo sin soporte, para cuestionar el pensamiento único. (Gentileza Choiols)

Choiols» es la voz con la que el pueblo tehuelche llamó a la constelación Cruz del Sur. También es el nombre del proyecto que surgió, hace ocho años, de la mano de un grupo de docentes y estudiantes de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata, ante la necesidad de encontrar recursos didácticos para la enseñanza de la astronomía que pusieran en duda el saber legitimado. Este colectivo que se define como un espacio de militancia contra el pensamiento dogmático en la ciencia impulsa a «hacer astronomía a ras del suelo» y desde ahí levantar un pensamiento crítico que facilite la emancipación de las ideas. Se reconocen como un espacio cuya cohesión se basa en la pura praxis y cuya línea de trabajo está guiada por pensadores latinoamericanos que proponen la descolonización de la mirada, como el antropólogo argentino Rodolfo Kusch y el pedagogo brasileño Paulo Freire, entre otros.
La ciencia actual se presenta a sí misma como provisional y falible. Sin embargo, a las aulas aún llega de una manera dogmática, con afirmaciones cristalizadas presentes tanto en los diseños curriculares como en los libros de textos escolares y en boca de muchos docentes. En este sentido, desde Choiols la propuesta es alejarse de las explicaciones enciclopedistas, ampliamente difundidas, que pueden funcionar como imposiciones y mantener «la colonialidad en la subjetividad ciudadana». «Hoy entendemos que los mapas no son ingenuos o inofensivos y que el globo terráqueo se sostiene en esa posición inclinada solo por la fuerza de la costumbre. La representación establecida hegemónicamente y con carácter de pensamiento único fortalece la construcción de una imagen-mundo en particular, con lo cual no es sorprendente que se asocie norte con arriba y centro con Europa», explica el «manifiesto choiolero».

Patovicas de la ciencia
Se suele asociar a la astronomía con la noche y los telescopios. Sin embargo, Choiols hace astronomía diurna. Para ello trabaja con elementos simples pero poderosos a la vez, como el «globo terráqueo liberado». Se trata de un globo al que se le retira el soporte «y se coloca en la misma posición en la que se encuentra el planeta real, es decir con nuestra ubicación en la cima y los polos alineados con las direcciones cardinales sur-norte». Esto implica «reconocerse en la cima del mundo. Sobre nuestra cabeza solo está el cielo y todo el planeta está bajo nuestros pies. Conceptualizar esta imagen de uno mismo parado sobre la inmensidad de la Tierra es necesariamente una idea empoderadora. La falsa relación norte-arriba y sur-abajo nace al poner un planisferio colgado en la pared donde peligrosamente el norte se fusiona con el arriba ideológico, dejando a los países con mayor poder económico por encima de los países subsumidos», afirma Patricia Knopoff, profesora de Física y Matemática y una de las impulsoras de este proyecto.
Para que en las aulas deje de replicarse el pensamiento dogmático, desde Choiols sostienen que es fundamental que el docente se corra de lo que denominan el «rol de patovica de las ciencias». Esto permite que los estudiantes pregunten más allá de lo que el docente sabe, que se planteen inquietudes genuinas y genera espacios de construcción real de conocimiento afines con los modos de hacer de la ciencia actual. «Promovemos una pedagogía de la pregunta porque estamos convencidos de que el conocimiento no se transmite ni se transfiere sino que debe ser construido por el propio sujeto en acción. Un niño que se atreve a cuestionar si el Sol sale siempre por el mismo lugar, será capaz siendo adulto de ser crítico respecto a cualquier tipo de información que reciba», dice Knopoff. De eso se trata, para Choiols, vivir emancipado.