Bienvenida a casa
Lucia Berlin - Alfaguara - 186 páginas

Figura maldita de la literatura, la obra de la estadounidense Lucia Berlin había caído en el olvido. Nació en Alaska en 1936 y murió en 2004 en Los Ángeles. Aunque en 1991 había sido distinguida con el American Book Award, contaba con apenas un puñado de lectores en estas latitudes hasta 2015, cuando se reeditó Manual para mujeres de la limpieza y el volumen se transformó en un boom. Luego llegaron Una noche en el paraíso y el más reciente Bienvenida a casa, el más autobiográfico de sus libros, publicado este año. Cabe aclarar que Berlin siempre escribió y publicó en los Estados Unidos, donde sus cuentos llegaron a ser comparados con los de Carver y Hemingway. Si algo es notable en su estilo es su sabiduría para narrar a partir de recortes, un valor que la distingue y le permite tomar otro punto de vista sin soltar los aspectos autobiográficos: sus mudanzas constantes (vivió en dieciocho casas), sus viajes (recorrió varios pueblos mineros de EE.UU. y llegó a vivir en Chile), sus maridos adictos, violentos o borrachos sin cura, y la dura crianza de sus cuatro hijos. Sus relatos son dramáticos, pero con una gracia tal que la empatía con el lector es inmediata: revelan, con la fuerza de la evidencia, el trabajo fino de su escritura. Si en los libros editados anteriormente la geografía y las anécdotas brillaban por su mirada sutil, despojada de condescendencia, en Bienvenida a casa la autora pone una pausa al vértigo de su vida de trotamundos con una recopilación de textos personales, como cartas y pequeñas crónicas de su intimidad, dándole espacio a sus infidencias como mujer y a sus inseguridades como escritora, además de incluir fotos de su infancia y de su adultez.

Damián Damore