A Bola de Nieve
Martirio y Chano Domínguez - Universal

Hacía rato que Martirio tenía esta idea en la cabeza. Para la gran intérprete española era una cuenta pendiente grabar un disco que homenajeara al «hombre triste que cantaba alegre»: el singular músico cubano Bola de Nieve, un artista capaz de conmover con un par de recursos económicos (piano y voz) pero utilizados con una pasión categórica. El apoyo del gaditano Chano Domínguez –sobrio en la mayor parte del disco, más florido cuando es oportuno– realza el refinado estilo de la cantante de Huelva, que se mueve como pez en el agua con un repertorio creado entre los años 30 y los 60, cargado de nostalgias y añoranzas. Negro y homosexual, Ignacio Villa Fernández, más conocido como Bola de Nieve, siempre apoyó al gobierno de Fidel Castro, lo que motivó sucesivos ataques del escritor Reynaldo Arenas, ilustre opositor del socialismo. Pianista fenomenal, vivió aquejado de severos problemas de salud, pero igualmente desarrolló una carrera brillante que este disco engalana: Martirio consigue llegar a un horizonte parecido al de su modelo (el de la emoción profunda y sin represiones) con su propia voz, moderada, dulce y con la afectación justa. Su selección de temas es también muy apropiada. «Elegí las que podría suscribir, las que yo podría firmar. Canté cosas que he sentido, nunca canto de memoria», dice ella, con el poder de síntesis que permiten la convicción y la honestidad.

Alejandro Lingenti