Bolívar, libertador y visionario

Con el propósito de conmemorar los 200 años de la legendaria Carta de Jamaica que elaboró el libertador venezolano Simón Bolívar, se presentó en la sala Raúl González Tuñón del CCC Floreal Gorini una edición conjunta de Ediciones Luxemburg y Desde la Gente, que contiene, además del célebre manuscrito, textos del politólogo y director del PLED, Atilio Boron; de Carlos Eduardo Martínez Mendoza, embajador de la República Bolivariana de Venezuela en la Argentina; y Horacio López, subdirector del Centro Cultural de la Cooperación, entre otros autores. Además de Boron y López, del panel de presentación del material participaron Juan Valero, ministro Consejero de la Embajada de Venezuela, y Marcelo Rodríguez, representante de Ediciones Luxemburg, quien expuso sobre los aspectos centrales de Carta de Jamaica. López destacó la labor del historiador ecuatoriano Amílcar Varela, quien halló recientemente el manuscrito original en español, redactado por Bolívar durante la derrota de la revolución en el exilio de Jamaica.  Sobre el propósito de la publicación en el contexto actual de integración entre los pueblos sudamericanos, el subdirector del Centro Cultural agregó: «Creemos que estamos cumpliendo con estos preceptos que tienen que ver con honrar a Bolívar y honrar la Carta de Jamaica como un documento orientador». A su turno, Valero sostuvo: «Para nosotros como venezolanos es un honor que se hayan tomado el tiempo de hacer estos apuntes y esta investigación sobre una carta que para nosotros es muy significativa». Asimismo, el funcionario de la embajada de Venezuela apuntó el propósito del material y afirmó que la carta buscaba llamar la atención del imperio británico para que lo ayudara en la lucha contra el colonialismo de España. «El comandante Chávez decía –concluyó Valero– que esa carta desarrolla esa visión que el libertador tenía, no solamente de la época que estaba viviendo, sino que se adelantaba en su tiempo por encima de los años y podía ver lo que luego de 200 años estamos viviendo y padeciendo».  Al cierre, Boron enfatizó no sólo la cualidad que tenía Bolívar de ser un «gran estratega militar» sino que también reconoció que era «un notable pensador, un gran observador de la vida política y social de su tiempo y un hombre con importante formación académica». También habló de las dificultades que el libertador avizoraba en materia de unidad de la Patria Grande.