Buscando a Jake y otros relatos
China Miéville - Ayarmanot - 340 páginas

Buscando a Jake y otros relatos, de China Miéville, es difícil de clasificar, y en eso reside parte de su atractivo. Conviven en un mismo ejemplar cuentos, un cómic y una nouvelle. Al ingresar al libro, el lector debe aceptar el acuerdo de ir migrando de un género a otro. Hay grandes diferencias de formato entre los cuentos: el que abre el libro es epistolar; otro está formado por documentos que le llegan a alguien, por correo (y por error); otro juega a ser varias entradas de una enciclopedia médica; y otro imita la escritura de un diario íntimo. También hay uno escrito a seis manos, en coautoría con Emma Bircham y Max Schaefer: es una inquietante historia sobre un pelotero al que todos los niños quieren ir, y donde ocurren tragedias inexplicables. Londres está presente como hilo conductor, ya sea porque los personajes caminan (o desaparecen) por sus calles, o porque la observan desde la ventana (o desde el otro lado de un espejo). Hay protagonistas, también, que descienden por los túneles del subte como si fueran hacia el mismísimo infierno. Podría decirse que aparecen dos Londres superpuestas, una «real» y otra alterada que da espacio a callejones que llegan desde otros lugares o épocas. Y eso recuerda a Neil Gaiman y su Londres espejada hacia abajo, subterránea, a la que se accede por grietas en antiguas paredes o por el espacio que se abre entre un vagón y el andén. Buscando a Jake y otros relatos está adaptado al español rioplatense por Laura Ponce y Mallory N. Craig-Kuhn.

Anahí Flores