Camino fecundo
Salomón Dubrovsky

«El cooperativismo es el acto solidario más interesante que puede existir, tal vez por ello los grandes grupos económicos no quieren a las cooperativas». La frase ilustra los ideales que durante toda su vida pregonó Salomón Dubrovsky, fallecido el pasado 4 de septiembre.  A los 96 años, seguía activo como dirigente del movimiento cooperativo de crédito: integraba la comisión de asociados de la filial Bariloche del Banco Credicoop.  
Nacido en la colonia judía de Las Palmeras (provincia de Santa Fe), su militancia solidaria comenzó a los 16 años, cuando, en 1938, participó de la fundación de la cooperativa láctea Sancor. En 1950 tuvo un papel destacado en el nacimiento de la Federación Argentina de Cooperativas de Crédito junto a Tobías Fainberg, Elías Zilber, Naum Segal y su hermano Meyer. También fue dirigente de la Primera Caja Mercantil y de la Caja Popular Villa Mitre. Antes de su llegada a Bariloche integró la Secretaría de Relaciones con Asociados e Instituciones de la filial Flores Centro del Banco Credicoop, desde donde se vinculó e impulsó a entidades de ese barrio porteño, como la cooperativa de Trabajo Peluqueros y Estética. También formó parte de la comisión asesora de la filial Buenos Aires del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC). «Nos queda el recuerdo de los innumerables momentos compartidos, de su simpatía y compromiso con el movimiento cooperativo –dijo Edgardo Form, presidente del IMFC–. Salomón fue un militante de la vida y, a pesar del dolor que nos provoca su desaparición física, nos compensa en parte la tristeza que haya tenido una larga y fecunda existencia».