Casa propia
Cañada de Gómez
La filial santafesina de Banco Credicoop inauguró su nueva sede en el centro de la ciudad. El moderno edificio ya se encuentra operativo para brindar más y mejores servicios a sus asociados. Tecnología de última generación y amplias comodidades.
Lautaro Cossia

(Foto: Julieta Pisano)

Emplazada en el sur de la provincia de Santa Fe, a 70 kilómetros de Rosario, la filial Cañada de Gómez del banco cooperativo cumplió un nuevo sueño en su rica historia de crecimiento sostenido: la inauguración del edificio propio. Las flamantes instalaciones constan de dos pisos y todas las comodidades para la atención y el asesoramiento de productores, empresarios, profesionales, trabajadores, comerciantes, instituciones públicas y entidades cooperativas, de una región que supo hacer de la producción industrial uno de los ejes de sus actividades económicas.
Horacio Giura, vicepresidente segundo del Banco Credicoop, subrayó la importancia de contar con la «casa propia» e hizo hincapié en que «el ideario cooperativo debe ser una herramienta de transformación social, fuertemente vinculado con la comunidad y al fomento del crédito y la actividad productiva». La inauguración del edificio contó con la presencia de la intendenta municipal Stella Maris Clerici, el senador provincial Hugo Rasetto, miembros del Concejo Deliberante de Cañada de Gómez, directivos, funcionarios y gerentes regionales y empleados del banco y decenas de asociados, además de representantes de distintas instituciones locales y vecinos, que se acercaron a la esquina de España y 7 de Octubre, situada en el corazón de la ciudad de la provincia litoraleña.Respaldo local
La intendenta Clerici reivindicó el papel de Credicoop y puso de relieve la importancia de articular a los sectores público y privado: «En un momento muy complicado del país, cuando el sector financiero es visto como un actor al servicio de los grandes negocios o la especulación, el Credicoop es un ejemplo de que las cosas pueden ser diferentes. Valorar el modelo de gestión económica solidaria es fundamental», opinó. En la misma línea, Diego Sancho, gerente de la filial cañadense, destacó los principios que guían al movimiento cooperativo y remarcó que los servicios, la política de asesoramiento y los créditos otorgados por el banco se vuelcan prioritariamente en proyectos empresariales, asociativos o personales de la zona.
Asimismo, José Rostagno y Agostina Mignani, miembros de la comisión de asociados, resaltaron el apoyo de la comunidad y las posibilidades que brinda la nueva infraestructura edilicia y tecnológica para la gestión y el trabajo conjunto con otras instituciones de la ciudad. También señalaron el apoyo que se ofrece a la inversión de las pymes, los pequeños y medianos productores agropecuarios, el comercio local y los innumerables emprendimientos asociativos de la ciudad. «Este banco siempre ha fomentado la participación de los asociados y la atención profesional y personalizada. Esto es lo que permite consolidar el vínculo y el compromiso que asumimos con nuestros asociados en una coyuntura muy difícil como la que vivimos», puntualizó Rostagno, presidente de la comisión. Por su parte, Juan Carlos Barbero, consejero zonal del banco, subrayó que «el logro de tener un espacio propio y la ampliación de los servicios, garantiza una atención de calidad acorde a las necesidades de nuestros asociados». Amplio y luminoso, el edificio cuenta con nuevos cajeros automáticos, terminales de autoservicios y una estructura tecnológica de avanzada que brinda comodidades para los asociados y potencia las posibilidades para la realización de actividades institucionales, comerciales y culturales.
Antes del brindis y la invitación para que los vecinos de Cañada de Gómez conozcan las nuevas instalaciones, Sancho instó a participar en la gestión de la filial y ser parte activa de las actividades que se vienen realizando desde hace más de veinte años: «Nuestra gestión es democrática y fruto del esfuerzo colectivo. Somos el único banco cooperativo del país. La concreción del sueño de la casa propia –concluyó– es el inicio de nuevos desafíos».