Casco histórico
San Salvador de Jujuy - Provincia de Jujuy

La capital jujeña, a contrapelo de la salteña, solo conserva una reliquia enteramente colonial: la Capilla de Santa Bárbara, en Lamadrid y San Martín, con su torre de tres cuerpos ornamentada al modo de la Quebrada de Humahuaca. El desencanto dura apenas cinco cuadras. Alrededor de la Plaza Belgrano, corazón fundacional de la ciudad, espera un patrimonio arquitectónico que enamora. La Catedral, frente al ángulo noroeste, luce por fuera el estilo italianizante que le impusieron a principios del siglo XX y, por dentro, un púlpito barroco tallado en madera de ñandubay que cuenta entre lo más granado del arte virreinal. A pasos del templo está el Cabildo. Un terremoto forzó en 1863 la demolición de su primitiva sede, desde cuyo balcón Belgrano había presentado al pueblo la recién creada bandera. Pero no hay mucho que reprocharles a las fuerzas telúricas: el edificio actual despliega en la fachada una espléndida galería de 19 arcos apoyados en columnas toscanas, sobre la que se alza una torre guarnecida de almenas. Al otro lado de la plaza, la Casa de Gobierno combina seductoramente la monumentalidad del academicismo francés con las estatuas de Lola Mora que el Congreso de la Nación rechazó en 1906 por «escandalosas». En un salón de la planta alta, abierto a visitas, se guarda la bandera argentina más antigua. El recorrido puede extenderse unas cuadras más hasta la casa poscolonial donde fue muerto Lavalle, en la que hoy funciona el museo histórico provincial.

Roberto Cinti