Casco histórico de Paraná
Provincia de Entre Ríos

Los tesoros arquitectónicos de la capital entrerriana se concentran alrededor de la plaza 1º de Mayo, su corazón histórico y geográfico. La catedral, declarada monumento histórico nacional en 1942, es el más imponente. Opus cuatro de la primigenia capilla paranaense, luce un frente renacentista, cúpulas bizantinas, columnas corintias y vitrales de la Escuela de Toulouse. A su izquierda está el arzobispado y a su derecha, otro monumento histórico nacional: el edificio neorrenacentista que entre 1854 y 1861 ocupó el Senado de la Confederación Argentina y hoy cobija un colegio religioso. Poco más allá aparecen la municipalidad –con su tradicional reloj– y la Escuela Normal Superior, que tomó el lugar de la demolida Casa de Gobierno de la Confederación Argentina. La residencia del general Urquiza, frente a otro ángulo de la plaza, corrió idéntico destino. De su fastuosidad solo quedan dos cabezas de león esculpidas en mármol blanco, prestigiando los flancos del correo. La lista de orgullos patrimoniales incluye también a la espléndida sede del Gobierno provincial –terminada en 1893–, el Museo de Bellas Artes, la Biblioteca Popular, el Teatro 3 de Febrero y la Escuela del Centenario, en cuyo subsuelo funciona el Museo de Ciencias Naturales y Antropología.

Roberto Rainer Cinti