Celebrar el arte de la palabra
XI Festival Latinoamericano de Poesía
Escritores de todo el mundo volvieron a darse cita en uno de los encuentros internacionales más importantes del género. «Transformamos un acontecimiento individual en un hecho de carácter colectivo», afirmó Juan Carlos Junio en la apertura.
Informe: Jorge Freidemberg

Villafañe. El director artístico del CCC dio la bienvenida a los poetas participantes. (Guadalupe Lombardo)

Como cada año, el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini fue sede del Festival Latinoamericano de Poesía. En su 11va edición, el evento volvió a convocar a destacados poetas de todo el continente y también de otros países del mundo, apostando siempre a la renovación de voces y propuestas. La inauguración contó con la presencia de los poetas Manoel Herzog (Brasil), Adriana Almada (Paraguay), Concha García (España), Rafael Courtoisie (Uruguay), Gary Daher (Bolivia) y Heather H. Thomas (EE.UU.); todo un abanico estilístico y geográfico.
«Es aquí, desde la poesía, desde el acontecimiento cultural individual de cada poeta, aquí transformamos ese acontecimiento individual en un hecho de carácter colectivo donde se expresa, con la más notable diversidad de nuestro continente, en este caso que trasciende a nuestro continente, la diversidad, justamente, de carácter cultural. También están presentes aquí poetas de las distintas provincias, de las distintas geografías de este gran país, que casi en sí mismo es también un continente», afirmó Juan Carlos Junio, director del CCC, en la presentación del festival. Por su parte, Juano Villafañe, director artístico del CCC, auguró: «En esta nueva época que se avecina seguramente será posible contar una vez más con un Ministerio de Cultura a nivel nacional, y la posibilidad, a propósito de la industria editorial y del libro que también es tan caro para la poesía, de contar con una Ley Nacional del Libro y un Instituto Nacional del Libro». El mismo Villafañe formó parte de la nutrida programación del Festival: participó, junto a la cantante Débora Infante y al director teatral Manuel Santos Iñurrieta, de un recital denominado «Poemas y canciones en la multitud», un encuentro en el que se fundieron la música, la dramaturgia y, por supuesto, la poesía.


Cruce de lenguajes
El festival estuvo dentro del marco del ciclo Agosto Poético, que generó una conjunción entre poesía, música, teatro, pintura y otras artes. Esto se vio ya desde la apertura, que contó con la actuación del cantautor Gabo Ferro, quien interpretó temas como «Soy todo lo que recuerdo»; «La silla de pensar»; «Lo que te da terror»; «Un eco, un gesto una señal»; «No te alcanza», entre otros. Por su parte, la autora Luisa Valenzuela y los directores María Emilia Franchignoni y Jorge Chikiar realizaron un «concierto escénico» en el que la música electrónica experimental, las artes visuales y la narración oral se unieron para conformar una experiencia artística de gran valor a partir de la narración de cuentos infantiles clásicos como Caperucita Roja, La Bella Durmiente y Cenicienta. En la última jornada se realizó un homenaje a la gran poeta y escritora ucraniano-brasileña Clarice Lispector denominado «Fuera de cuadro», interpretado por Jimena Angeletti, con Juliana Moreno y Fabiana Galante en la flauta y el piano, respectivamente. Asimismo, las actrices Ingrid Pellicori, Marcela Suez y Ana Yovino pusieron en escena la propuesta multidisciplinaria «Federico, Poema del Cante Jondo». La puesta es interpretada por músicos, bailaores, cantaores y actores, y rinde homenaje a Federico García Lorca. También se homenajeó a las poetas Alfonsina Storni con el unipersonal «Un mar oculto» y Marosa Di Giorgio con la obra teatral «Rosa brillando». Asímismo hubo espacio, como ya es tradición, para lecturas, charlas, debates y presentaciones, que se realizaron en las distintas salas del CCC. Algunas de las múltiples propuestas de un festival que se convirtió, una vez más, en una gran celebración de la poesía y la palabra.