Centrado en las personas
Asamblea General de la ACI
Con la presencia de representantes de los cinco continentes, se realizó en Kigali, Ruanda, la máxima instancia estatutaria de la Alianza. Allí se destacó al movimiento solidario como actor clave para fomentar un modelo económico más justo.
Daniel Plotinsky
Director del Archivo Histórico del Cooperativismo de Crédito

Reunión mundial. La Conferencia convocó a 1.100 personas procedentes de 94 países. (Prensa ACI)

Entre el 14 y el 17 de octubre se desarrolló en Kigali, capital de Ruanda, la Conferencia Internacional «Cooperativas para el desarrollo» y la Asamblea General de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). La elección de este país para realizar las actividades fue una apuesta a seguir apoyando el desarrollo cooperativo en todo el mundo. Además, el cooperativismo tiene una fuerte presencia en la economía ruandesa, promovido desde políticas públicas.
La delegación de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR) estuvo integrada por su secretario, Ricardo López; el secretario de Relaciones Internacionales, Carlos Mansilla; la presidenta del Comité de Equidad de Género, Gisela Wild; el representante argentino en Cicopa, Nicolás Pelichotti y Gabriela Buffa.  Participaron, además, Pablo Barbieri (Cooperativas de Consumo), Darío Arnaudo y Eduardo Reixach (Sancor Seguros), Brígida Farías (Cooperativa de Trabajos Portuarios), Juan Miguel Martín (FECOFAR), Nicolás Dimarco (FACTTIC) y Daniel Plotinsky (IMFC).
Más de 1.100 personas procedentes de 94 países participaron de la Conferencia Internacional, que en sus sesiones analizó la respuesta cooperativa al aumento de la desigualdad, la emergencia climática, la disparidad de género, el futuro del trabajo y la construcción de la paz. También se abordaron las cadenas cooperativas de valor desde una producción sustentable a un consumo responsable. En las diferentes conferencias magistrales, paneles e intervenciones se destacó la necesidad de la promoción, formación, educación e información para el empoderamiento local en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
Por otra parte, se instó a desarrollar estrategias para reducir la inequidad, evidenciada en la injusta distribución de la riqueza, la discriminación, las prácticas antidemocráticas y el descuido de los más vulnerables.
Algunos de los desafíos planteados al cooperativismo son generar trabajo decente, maximizar el potencial de la intercooperación y promover el liderazgo de las mujeres y la participación de jóvenes. En ese marco se presentaron variadas experiencias de todo el mundo como ejemplos concretos de que las cooperativas son un factor de cohesión social en las comunidades donde prestan servicios.

Proyección a futuro
La asamblea general, en tanto, se realizó con la presencia de 131 representantes de 142 organizaciones de 66 países. Se aprobaron en ese contexto los informes anuales presentados por el presidente y el Director General, Ariel Guarco y Bruno Roelants y, al respecto, se destacó la importancia de las visitas de Guarco a más de 40 países y la creación del International Cooperative Entrepreneurship Think Tank (ICETT) como laboratorio de ideas del movimiento cooperativo.
Durante la Asamblea se puso en revisión una versión preliminar del documento estratégico «Un camino centrado en las personas para una segunda década cooperativa 2020- 2030». Luego de la aprobación del texto en general, los delegados aportaron sugerencias específicas para mejorar el escrito. Los cuatros ejes del documento apuntan a promover la identidad cooperativa, el crecimiento del movimiento, la cooperación entre cooperativas y la contribución al desarrollo sostenible global. La Asamblea aprobó también una declaración que hace un llamado al movimiento para mantener y profundizar su compromiso con la paz basada en el concepto de paz positiva, que está relacionado con las buenas contribuciones en la comunidad, particularmente la cooperación y la integración, la reconciliación y la igualdad.