Círculo virtuoso
Red de Alimentos Cooperativos Patagónicos
Con el apoyo de la filial Bariloche del Banco Credicoop e integrado por 18 organizaciones, el colectivo fomenta el consumo local y regional, el comercio justo, la agroecología e impulsa estrategias integradas para la venta de diversos productos.
Silvia Porritelli

Mano a mano. Donaron 700 kilos de frutas, verduras y miel a familias de bajos recursos.

Integrada por 18 organizaciones –entre las que se encuentran  nodos de consumidores, cooperativas y productores de la agricultura familiar–, la Red de Alimentos Cooperativos Patagónicos nació en 2019 en la sede de la filial Bariloche de Banco Credicoop. «Fernando Tarzia, delegado territorial de Patagonia norte, del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), nos propuso participar de la Mesa de Asociativismo y Economía Social de Bariloche –cuenta el gerente de la filial, Erwin Olguin–. Coincidentemente, nos llegó la propuesta de la Red, que va en el mismo sentido. Y, a partir de estos vínculos, desde nuestra Comisión de Asociados surgió la idea de apoyar un espacio que agrupara a las organizaciones de la economía social y solidaria de la zona para que articularan entre ellas y llevaran adelante distintas acciones conjuntas».   
La Red cubre una extensa área territorial que abarca la Comarca Andina del Paralelo 42 y el Alto Valle de Río Negro, además de zonas aledañas de la provincia de Neuquén. Desde su constitución, comenzó a promover diversas iniciativas: compras comunitarias, intercambio de información y experiencias. También se abocó a fomentar el consumo local y regional, a estimular el comercio justo, a impulsar estrategias integradas de comercialización, a promover la agroecología, y, sobre todo, a propender al desarrollo de la soberanía alimentaria. «La propuesta fue generar vínculos y estrechar lazos entre dos instancias fundamentales en la cadena de alimentos, como son la producción y el consumo», dice Carlos Irasola, uno de los coordinadores de la Red y presidente de la Cooperativa de Trabajo Surgente. «Es un círculo virtuoso muy movilizante entre las organizaciones de consumo y las de la producción. De este modo, los consumidores consiguen mejor precio y calidad y los productores logran colocar sus materias primas a un precio justo», explica.


Solidaridad en la pandemia
Una de las acciones más importantes que realizó la Mesa de Asociativismo, con activa participación de la Red, en plena cuarentena, fue la compra y la comercialización de 6.000 kilos de verduras, frutas y miel. De ese lote, se donaron 700 kilos de productos a familias de bajos recursos económicos. Otra de las iniciativas fue la comercialización de 12.000 cabezas de ajos agroecológicos cultivados en Maquinchao, localidad de la estepa rionegrina. Para trasladar esa producción se desplegó todo un trabajo de logística. «No fue fácil cruzar de una provincia a otra. Nos entusiasma mucho ver las energías y las ganas que todos ponen para sortear las dificultades», dice Irasola.
Entre las organizaciones que integran la red patagónica se encuentran diversas entidades de producción, manufactura, elaboración y consumo. Dos de ellas se dedican a la cría y a la faena de carne ovina, bovina y caprina: la Cooperativa Ganadera Indígena y el Frigorífico J. J. Gómez, una empresa recuperada por sus trabajadores. Aprovechando la experiencia de estas organizaciones, y para abastecer de carne a los consumidores de la región, en particular a los de menores recursos económicos, a precios razonables, la Red planea avanzar en el rubro.
Por otro lado, para fortalecer los emprendimientos y potenciar la escala, el grupo asociativo trazó diferentes líneas de acción vinculadas con la comunicación, la formación y la capacitación. También planteó estrategias de financiamiento y una serie de proyectos a fin de consolidar el desarrollo de las organizaciones que integran el entramado.
Los proyectos de la Red son muchos pero entre ellos se destacan: instalar dos centros de acopio y distribución y, por otra parte, lograr la certificación de calidad de los productos para fortalecer la cadena de comercialización y realizar un relevamiento de vínculos cercanos de producción y consumo, a fin de visibilizar nuevas organizaciones e integrarlas al espacio solidario.