Ciudad de ayer y hoy

Gobernar Buenos Aires. Landau, Aboy Carlés, Di Virgilio y Kessler. 

Se presentó, en el CCC Floreal Gorini, el libro Gobernar Buenos Aires. Ciudad, política y sociedad, del siglo XIX a nuestros días. El autor, Matías Landau (doctor en Sociología por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París), estuvo acompañado en el panel por Gerardo Aboy Carlés (doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid), María Mercedes Di Virgilio (doctora en Ciencias Sociales por la UBA) y Gabriel Kessler (doctor en Sociología por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París). Presentó Gabriel Fajn, investigador del departamento de Estudios Sociológicos del CCC. «Es un libro sobre cómo se concibió Buenos Aires, cómo se pensó la forma de gobernar Buenos Aires y quién debía gobernar. También, sobre la relación entre las élites, es un libro sobre pensamiento urbano, sobre la relación entre tecnocracia y política», dijo Kessler. Por su parte, Di Virgilio destacó «las 4 tensiones» que recorrieron la vida social y urbana de Buenos Aires desde el siglo XIX hasta la actualidad: la concepción doméstica del municipio como espacio resguardado del poder central versus una concepción orgánico-funcional; el municipio visto como cuerpo no político versus una concepción como cuerpo político; pensar la ciudad como un modo de solucionar los problemas de los vecinos versus pensarla como un andamiaje institucional que soluciona los problemas de los sectores populares; y la construcción de una estructura social dual que funda política y socialmente a Buenos Aires versus cuáles son las propuestas para suturar la fractura socio-urbana.
Aboy Carlés se centró en los cambios morfológicos sufridos por la Ciudad desde el siglo XIX y «cómo esos cambios son entendidos por el saber experto y cómo el saber experto y los decisores políticos se conectan para conseguir nuevas formas de pensar cómo administrar esa ciudad y quién debe administrar». En el cierre, Landau explicó: «Me interesaba hacer un libro que, sin dejar de tener rigurosidad académica, pudiera ser leído por un lector interesado por temas urbanos, políticos y sociales, y no necesariamente vinculado con la vida académica».