Cobra Kai
Netflix

Seguramente los fans de Karate Kid desearon que ocurriera durante años, pero también es probable que pocos imaginaran que la continuación de aquella entrañable historia que marcó al cine de los años 80 iba a ser tan buena. Cobra Kai retoma el relato allí donde había concluido el de la primera película de una saga cuya continuidad fue decepcionante, con tres films olvidables y una desteñida remake con Jackie Chan. Y a partir de ahí va desplegando una serie de subtramas que giran alrededor de un puñado de temas: la relación padre-hijo, los amores idealizados, la amistad y los dilemas éticos. La potencia del extraordinario primer capítulo de esta serie, que ya tiene dos temporadas y continuará con una tercera el año que viene, sorprendió cuando apareció en YouTube y motivó a los responsables de Netflix a incorporarla de inmediato a su catálogo, una buena idea a la luz de la gran respuesta popular que viene cosechando. Cobra Kai es una serie liviana pero muy entretenida, que juega todo el tiempo con la ambigüedad de sus protagonistas y que respeta el mandato del formato por capítulos: mantiene la tensión con vueltas de tuerca ingeniosas que provocan el deseo de seguir mirándola sin interrupciones. Johnny Lawrence (William Zabka) y Daniel LaRusso (Ralph Macchio, un actor de perfil bajo que participó en tres películas de culto del cine estadounidense, Karate Kid, The Outsiders, de Francis Ford Coppola y Crossroads, de Walter Hill) continúan el tenaz enfrentamiento que disparó una disputa amorosa que parecía ya saldada con aquel inolvidable knockout que el jovencito y desgarbado LaRusso logró gracias a una artimaña inventada por su maestro, el adorable señor Miyagi, interpretado por Pat Morita, una referencia persistente en la historia a pesar de su desaparición física. Y lo hacen aprovechando sus fortalezas y, sobre todo, desnudando sus debilidades, las que tenemos todos los que nos identificamos con estos personajes que ya parecen instalados como parte de la familia de una generación de cultores.

Alejandro Lingenti