Colegio del Uruguay
Concepción del Uruguay - Entre Ríos

Se alza frente a la Plaza Francisco Ramírez, en el corazón de la antigua capital entrerriana. Fue erigido entre 1849 y 1852, por orden del general Justo José de Urquiza. Con el correr del tiempo pasó a integrar el cuadro de honor de nuestra educación media, en compañía del Colegio Nacional Buenos Aires y el Monserrat, de Córdoba. Entre sus egresados figuran un presidente paraguayo y tres argentinos (Roca, de la Plaza y Frondizi), un vicepresidente (Quijano), varios ministros, el cardiocirujano Domingo Liotta (pionero en el implante de corazones) y escritores de la talla de Eduardo Wilde, Fray Mocho, Olegario V. Andrade, Martiniano Leguizamón, Martín Coronado y Carlos Mastronardi. Acertaba Mitre al augurar en 1860 que de sus aulas saldrían los nuevos dirigentes de la patria. También el decreto que en 1942 lo declaró monumento histórico nacional. Hoy no se necesita cursar materias para intimar con el instituto laico de enseñanza secundaria más añoso de la Argentina. Basta apuntarse en alguna de las visitas guiadas que se realizan a diario. La travesía enhebra un patio de imponente arboleda, galerías con arcos y faroles, el espacioso salón de actos, una biblioteca que preserva su fisonomía original, el Museo Histórico Evocativo, el de Ciencias Naturales y, solo los fines de semana, algún salón de clase. Lo que nunca falta es un viejo ritual del alumnado: frotar la nariz del busto de Roca, emplazado en la esquina noreste del patio. Dicen que trae suerte.

Roberto Cinti