Consumo de cercanía
Cartilla de cooperativas
El Instituto Movilizador elaboró un directorio de entidades de la economía social que están trabajando durante la pandemia en los rubros alimentos, elementos de higiene, productos textiles y servicios. La nómina incluye diversos puntos del país.
Silvia Porritelli

La Yumba. En la Ciudad de Buenos Aires, comercializa una amplia gama de productos. (Guido Piotrkowski)

Fomentar el consumo de cercanía es cuidarnos entre todxs». Así se presenta la cartilla presentada por el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC) y el Centro Cultural de la Cooperación (CCC), que contiene un amplio listado de cooperativas y de otras organizaciones de la economía social y solidaria (ESS) productoras y/o comercializadoras. La primera versión de esta propuesta, ideada para favorecer el consumo solidario y los precios justos, que surgió a pocas semanas de haberse decretado el aislamiento social obligatorio producto de la emergencia sanitaria del COVID-19, fue armada en función de las zonas donde se encontraban las comercializadoras de alimentos de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense. «Esta segunda edición, en la que colaboran también la Fundación La Base y el Grupo de Empresas Sociales y Trabajadores Autogestionados de la República Argentina (GESTARA), se divide por rubros. Además de alimentos, incluye textiles, artículos de limpieza e higiene, productos gráficos, artículos de librería, entre tantos otros», explica la directora del departamento de Proyectos del IMFC, Patricia Arpe. Asimismo, en el listado se incorporaron otras zonas de distribución, en diferentes provincias, y una mayor cantidad de entidades.
Según Arpe, el entramado solidario tiene como objetivo acercar a los consumidores información sobre cuáles son las organizaciones que venden productos cooperativos y de otras organizaciones de la ESS, que se encuentran más próximos a sus domicilios o los nodos de entregas más cercanos. «En esta oportunidad –agrega– también se incluyen a las cooperativas gastronómicas; de servicios profesionales; organizaciones educativas; fabricantes de herramientas, muebles y otros elementos; y prestadoras de diferentes servicios».

Generar vínculos
«Nos inspiró el directorio elaborado por la Secretaría de Economía Popular perteneciente al Ministerio de Desarrollo de la Comunidad del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, que reúne a las principales comercializadoras de la provincia. A partir de ello y gracias a la información que nos brinda ESSApp, decidimos enriquecer dicho documento en rubros y territorios», explica la directora del departamento de Proyectos. Difundir a las organizaciones de la ESS, combatir la inflación, generar vínculos entre consumidores y productores y promover precios justos son los principales objetivos de la cartilla. «Es importante destacar –dice Arpe– el compromiso del movimiento cooperativo ante esta crítica situación que estamos atravesando. Desde el momento que se declaró la pandemia, las cooperativas y demás organizaciones de la ESS se han puesto al servicio de la comunidad, garantizando la producción y la provisión de alimentos, barbijos, productos de limpieza e higiene, entre tantos otros elementos de primera necesidad».
Al relevamiento se puede acceder ingresando al sitio web essapp.coop  y a través de la aplicación móvil ESSApp, disponible en el Play Store y el App Store. ESSApp es una plataforma digital de geolocalización creada por el IMFC que permite conocer y consultar, a través de una aplicación móvil para celulares y otros dispositivos tecnológicos, entidades y organizaciones de la economía social y solidaria. Cuenta con un mapeo de toda la Argentina donde pueden buscarse cooperativas, mutuales, federaciones, organizaciones de la comunicación y la cultura popular, ferias, emprendimientos y otras experiencias de la ESS. Ahora, mediante un convenio firmado con el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), la base de datos de la plataforma se está ampliando. «Este valioso espacio de encuentro virtual –concluye la directora del departamento de Proyectos–, sumado al compromiso de las entidades, cobra mayor significación en circunstancias como las que nos impone la emergencia sanitaria».