De regreso al Congreso
Carlos Heller
El dirigente cooperativista y presidente del Partido Solidario juró como diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires y, en su primera participación en el recinto, fue protagonista del debate por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.
J. V.

Tercer ciclo. Heller otra vez en la Cámara Baja, donde estuvo entre 2009 y 2017. (Sandra Rojo)

uando nosotros hablamos de un cambio de rumbo, de un cambio de modelo, esa primera definición es cuestión fundamental: salir de la idea del Estado canchero, que preparaba la cancha para que jueguen los privados». De esta manera se expresaba el flamante legislador nacional en el inicio del debate por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, primer y fundamental proyecto enviado por el Gobierno de Alberto Fernández al Congreso y que fue aprobado en ambas Cámaras.
Heller, diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dio inicio al debate junto con el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el neuquino Darío Martínez. «El Estado tiene la obligación de actuar en función de la defensa de los intereses de los más débiles, de trabajar para la justicia distributiva y generar reactivación productiva en ámbitos de solidaridad social», expresó. Para Heller, en el texto del proyecto, convertido luego en ley, «aparecen una y otra vez conceptos que tienen que ver con la solidaridad, con la ética, con el fortalecimiento institucional y democrático».
El texto enviado por el Poder Ejecutivo establece en su primer artículo la declaración de la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social. Esta caracterización del país que dejó el macrismo, signado por palabras como crisis y emergencia, fue uno de los puntos centrales del debate legislativo ya que la actual oposición intentó rebatir los argumentos del Frente de Todos, ignorando los daños causados por las políticas neoliberales aplicadas por el expresidente Macri con el respaldo de sus bancadas legislativas. Heller fue contundente al respecto. «La realidad es dramática», aseguró. «No es una descripción exagerada. La Argentina nos plantea urgencias en todos los lugares donde miramos».
De este modo el dirigente cooperativista inició su tercer período como legislador por la Ciudad de Buenos Aires en la Cámara de Diputados. Ya había completado dos ciclos, entre 2009 y 2013 y desde 2013 a 2017. En este caso asume en reemplazo de Juan Cabandié, designado por el presidente Alberto Fernández como ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Heller, que no fue candidato en las últimas elecciones, integró la lista porteña del entonces Frente para la Victoria en 2015, y por ello asumió la banca que deja Cabandié, su antecesor en aquella lista de postulantes. Su actual período vence el 10 de diciembre de 2021.

Con los mismos ideales
En sus ocho años como diputado, Heller protagonizó trascedentes debates siempre enarbolando ideas sustentadas en los principios y valores que lo llevaron al Congreso. Como señaló en 2009, en plena campaña antes de ser electo legislador, en una entrevista con Acción: «No creo en la división entre lo político y lo social, son diferentes facetas de una misma cosa. Se trata de cómo construir espacios para llevar adelante ideas, propuestas que en última instancia tienen como objetivo, en el caso nuestro, lograr una sociedad más justa, más armónica, más solidaria, más inclusiva. Eso es lo que hemos hecho toda la vida en el campo de nuestra militancia social, lo hemos hecho desde el punto de vista del reclamo, y hoy lo estamos haciendo en el sentido de asumir responsabilidades y ayudar de ese modo a poder hacerlo. Ese sería el único cambio, pero lo hacemos con los mismos objetivos, con los mismos ideales. Antes, parados en el lugar donde le pedíamos a quienes gobernaban que hicieran determinadas cosas, y hoy, vamos a ver si participamos desde adentro y ayudamos a que estas cosas con las que soñamos se puedan hacer realidad. Se trata de eso». No se apartó de aquella afirmación entre 2009 y 2017, y ahora, el cooperativista cuenta con dos años más para desarrollar esa acción política desde una banca en representación del pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.