«Default blando» y siguen negociando con los acreedores

El Gobierno nacional anunció que extenderá su oferta de canje de bonos hasta el 2 de junio. La decisión implica el no pago de un bono de 503 millones de dólares que ubica a la deuda externa del país en un «default blando». La eventualidad de un acuerdo anticipa que los acreedores no acudirán a los tribunales mientras exista esa posibilidad. La propuesta del ministro de Economía, Martín Guzmán, basada en un plazo de tres años sin realizar pagos, una reducción de 3.600 millones de dólares del capital (sobre un total de 66.238) y una fuerte rebaja de los intereses (del 7% al 2,3% en promedio) no convenció a los poseedores de bonos argentinos. El ministerio de Economía confirmó que no habrá pago este viernes, porque los bonos vencidos forman parte del canje de títulos ofrecido a los acreedores. No habrá pago, pero tampoco consecuencias inmediatas porque se seguirá negociando. Los bonistas presentaron tres propuestas de canje que ahora están bajo análisis del Gobierno. El ministro Guzmán ya había anticipado que el 22 de mayo sería «una fecha anecdótica» porque estaban «trabajando duro» con los bonistas.