Del grito indio
Martín Raninqueo - Independiente

Aunque sea un disco corto, la nueva manifestación artística de Martín Raninqueo cuenta con la misma densidad que su trabajo anterior. Vereda al campo (2018) estaba compuesto por 37 canciones que funcionaban como un bosque de mil caminos sonoros. Tanto esas dos placas como las tres anteriores contaron con la producción de Diego Rolón, que vuelve a ser de la partida. Entrando a una etapa de maduración, el dúo de poesía y música ahora elige el contexto del rock valvular y experimenta con los quiebres guitarreros de Pez y la furia social de Las manos de Filippi. Del grito indio es un proyecto con textos propios y otros de Juan Carlos Bustriazo Ortiz y del poeta mapuche Mapurbe; además cuenta con la participación de Anahí Rayen Mariluan y Guillermo Migoya. Es la primera vez que Raninqueo, excombatiente de Malvinas, dedica un trabajo a los pueblos originarios y a su raíz mapuche. El artista cuenta que la temática de sus ancestros apareció, musicalmente hablando, en un tema de su tercer disco, llamado «Cueros» y, más tarde, en tres canciones de Vereda al campo. En estas nuevas composiciones aprovecha para contar la historia de su bisabuelo Toki («Raninqueo»), una tremenda secuencia familiar («Somos indios») y la experiencia de los descendientes que viven en las grandes ciudades («Mapurbe»), además de sacarle punta a su lápiz filosófico y existencial para, entre un pedal hard rock y una batería en primer plano, seguir apretando el puño en «Del grito indio».

Facundo Arroyo