Desarrollo Social dio marcha atrás con el convenio antiderechos

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación dio marcha atrás con el «convenio de colaboración» suscripto con organizaciones antiderechos para que el Estado nacional apoye sus iniciativas contrarias a la Interrupción Voluntaria del Embarazo.  La decisión fue anunciada durante una reunión en la Secretaría, en la que estaban presentes el titular del área, Gabriel Castelli –quien había suscripto el acuerdo–, y su segundo, Roberto Candiano. El «convenio de colaboración» firmado por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social a fines del año pasado se focaliza en las adolescentes, a las que las entidades antiderechos beneficiadas planearon captar mediante un «abordaje proactivo a la embarazada en un Centro Sanitario». A esas chicas, en la etapa de «asesoramiento (toma de decisiones respecto al hijo)» la «Red nacional de acompañamiento a la mujer con embarazo vulnerable» propuso ofrecerles dos alternativas: «criar a su hijo» o «darlo en adopción».