Desplazados
Netflix

Aunque parezca mentira, la historia que vive el personaje que interpreta Yvonne Strahovski en esta serie producida por su famosa compatriota Cate Blanchett ocurrió en la realidad: un problema burocrático sumergió a Cornelia Rau, ciudadana alemana residente en Australia, en una pesadilla de un año, el que pasó encerrada en un centro de detención para inmigrantes ilegales aislado en medio de un inmenso desierto. Y no es el único suceso dramático de Desplazados. Lo que sufre esta joven azafata que escapa de los mandatos de su familia con una desesperación que también la lleva a enredarse con una secta de perversos charlatanes, es apenas la punta del iceberg de una trama llena de víctimas. Como es menester, la serie pone el foco solo en algunas para remitir simbólicamente a todas. El otro caso emblemático es el de una familia que huye como puede de la violencia y la miseria en Afganistán y va acumulando desgracias en el camino. Los desarrollos de esos dos relatos medulares se van entrecruzando a lo largo de seis capítulos que mantienen la tensión de principio a fin. No hay mesetas en la narrativa de Desplazados, una fortaleza muy importante para una entrega episódica. Blanchett, una actriz consagrada que ya ganó dos premios Oscar (por sus fabulosas actuaciones en El aviador y Blue Jasmine), planificó y produjo durante seis años este proyecto, en sociedad con la guionista y directora Elise McCredie. Les llevó todo ese tiempo porque la investigación necesaria para llegar a un resultado serio lo demandaba, sobre todo por lo espinoso que es el tema de los refugiados y los que solicitan asilo en su país. Uno de los datos más relevantes de esta historia quizás sea ese: aunque la imagen que Australia proyecta hacia el exterior es la de un país ordenado y con mecanismos institucionales que funcionan aceitadamente, las desventuras de los protagonistas de Desplazados llaman la atención sobre las severas injusticias que permanecen ocultas desde hace años debajo de esa superficie reluciente.

Alejandro Lingenti