Disputa por la tierra

El conflicto por las tierras que reclaman poblaciones originarias de la zona de Miraflores, en el Chaco, mantiene en vilo al gobierno local. Se trata de un centenar de lotes que ocupan productores criollos en  un campo de 10.000 hectáreas que comunidades autóctonas reclaman por ley como herencia ancestral de generaciones anteriores que habitaron la zona y que tenían como líder y referente al cacique Quiaxahuail. Las autoridades vienen intentando una salida negociada en el marco de una Mesa Interpoderes. Hay más de 600 familias criollas que viven de sus emprendimientos.  La comunidad, de mayoría qom, basa su reclamo en un acuerdo de hace 90 años con el  Gobierno nacional para la devolución de parte del territorio de los pueblos aborígenes.


Marcha. Comunidades aborígenes chaqueñas reclaman el reconocimiento de su territorio. (FB CRT IMPENETRABLE CHAQUEÑO)