Divina comida
Telefe, lunes a viernes a las 23.15

En este nuevo docu-reality, que surge de la factoría del grupo Turner, cinco famosos compiten para ver quién es el mejor anfitrión. Cada uno de los cinco días que dura la competencia, el grupo seleccionado se reúne en la casa de uno de ellos, quien los agasaja y les prepara un menú completo. Al término de la velada, los demás deben poner una puntuación a la cena y a la hospitalidad. El esquema se repite durante la semana y, al cabo, los participantes deben elegir quién ha sido el mejor de todos. El ganador se lleva un premio que consiste en un set de electrodomésticos. En el corto tiempo que lleva en el aire, el primer grupo convocado (Georgina Barbarossa, Lizzy Tagliani, Sol Pérez, Guillermo Coppola y Fede Bal) regaló varias perlitas: Coppola mostró el famoso jarrón por el que terminó en prisión en los 90, Sol Pérez el armario del baño en el que guarda sus zapatos y Tagliani su colección de autos de juguete y de peluches. Al finalizar la semana, el grupo eligió a Coppola como mejor anfitrión y él, emocionado, decidió compartir el premio con ellos. Lo mejor del programa es que no es pretencioso: no promete de más, no ofrece grandes recursos de producción ni grandes desafíos. Y justamente esa es la clave. Además, permite al público curioso entrar a la casa de las celebrities, ver qué comen, qué beben y cómo viven. En definitiva, el éxito o fracaso de cada entrega pasa por realizar una buena selección de los invitados y por las ganas de entretener que ellos tengan.

Georgina Dritsos