El cooperativismo es el camino
Valeria Mutuberría Lazarini
Economista

Frente a la coyuntura de pandemia mundial que  es importante poner en valor el accionar del sector cooperativo frente a la satisfacción de las necesidades de las personas y comunidades. En este marco, queremos resaltar algunos aspectos como son los procesos de reconversión/readaptación productiva que llevaron y llevan las organizaciones cooperativas para dar continuidad a las unidades productivas, las acciones para aportar soluciones frente a problemáticas inéditas que trae aparejada la pandemia, así como también, el rol fundamental del sector para la provisión de bienes y servicios esenciales en las comunidades donde están emplazadas. Compartimos dos casos ilustrativos.
FARMACOOP (exRoux - Ocefa) ubicado en Lugano, primer laboratorio farmacéutico recuperado por sus trabajadores/as a nivel mundial, produce un test rápido serológico para detectar anticuerpos del virus SARS-CoV-2, diseñado por el Instituto CINDEFI-CONICET de la UNLP en vinculación con la empresa tecnológica Bamboo Biotech. Otro caso es el trabajo intercooperativo de las cooperativas Nayra, Fiqus, GCOOP y Cambá que desarrollaron junto con la Fundación Sadosky y la Cámara de la Industria Argentina del Software, a pedido del Gobierno nacional, la versión web de la aplicación que permite hacer un diagnóstico temprano del virus para dar indicaciones necesarias a ciudadanos/as según los síntomas que tengan. Ambos casos, y muchos otros, dan cuenta de la pronta respuesta del sector porque pone en el centro la valoración de la vida y la generación de ingresos y trabajo, por sobre la acumulación de capital y la generación de ganancias. Debates que hoy están en la escena mundial debido a que asistimos a una de las crisis sociales, económicas y políticas más importantes en la historia del sistema mundo.