El cuidado de los otros
Mariano González

La segunda película del también actor y guionista Mariano González (Los globos), tiene un disparador potente que se resume en una pregunta: ¿qué pasaría si la persona que se encuentra bajo el cuidado de otra termina accidentada? El interrogante presenta dos vertientes, la legal y la emocional, que pone en crisis la capacidad de la encargada para dicha tarea. La cuidadora es Luisa (una brillante Sofía Gala Castiglione, presente en todos los planos de la película), la niñera de los hijos de una pareja (Laura Paredes y Edgardo Castro). Un mal día sale del departamento a tirar la basura y se le cierra la puerta, quedando el niño menor dentro de la casa. Para entrar nuevamente, le pide a su pareja Miguel (Mariano González) que le lleve las llaves. Cuando la situación se soluciona, el nene empieza a convulsionar y queda internado. Luisa es apartada del cuidado del chico y señalada como responsable del hecho. Sin mayor información, deambula buscando saber cómo evoluciona el pequeño. Como los hermanos Dardenne, González no está preocupado por la resolución del conflicto sino por el proceso interno de la protagonista. Sofía Gala expresa con su rostro los matices de una mujer que se siente culpable por el chico y dolida a la vez por ser acusada. Esa mezcla de emociones la lleva a reaccionar instintivamente, en un estado de permanente angustia que se trasmite con la intensidad propia de un film de terror cuando los miedos quedan al descubierto. No hay juicios morales, ni tampoco maniqueísmo en los personajes, que son elaborados desde sus dudas. De ambos lados del conflicto se trata de gente de clase media trabajadora, lo cual abre un interrogante mayor sobre la responsabilidad. Los recursos cinematográficos provocan tensión desde los primeros minutos: la cámara en constante movimiento, el sonido exacerbado y el uso de elipsis producen inestabilidad e impotencia. González demuestra tener el pulso necesario para trasmitir los temores del asunto a flor de piel, en una película desesperante.

Emiliano Basile