El encanto
E. Tronconi y J. Sasiaín

Hay una estructura que soporta todo el andamiaje ficcional de esta película en la que Ezequiel Tronconi debuta como director, en sociedad con Juan Sasiaín. Esa base sólida es la convicción de un elenco que lleva adelante una historia de zigzagueos amorosos, muy comunes en las parejas de clase media urbana de esta época en la que la paternidad debe convivir con la vida profesional. Los largos planos secuencia (escenas que transcurren sin cortes) de El encanto exigen un nivel de actuación que no admite fallas ni titubeos. Y tanto Tronconi, protagonista junto con Mónica Antonópulos, como el resto de los secundarios (Boy Olmi, Michel Noher, Yamila Saud) responden con mucha eficacia a esas necesidades del planteo formal del relato que se puede ver en CINE.AR. En cuanto al argumento, son los conflictos de Bruno, el personaje que interpreta Tronconi, los que empiezan a complicar una relación que se desestabiliza a medida que él se va entregando a pequeñas aventuras amorosas que le provocan más inquietud que placer. Dueño de una coqueta vinería, Bruno enfrenta los mismos dilemas de muchos hombres que orillan los 40 años. No se trata de prescribir una vida «seria» o una más disipada, sino de despejar las ambigüedades para respetar al otro.

Alejandro Lingenti