El espía
Netflix

Inspirada en la vida de Eli Cohen, un agente del Mossad que se infiltró en la cocina del poder de Siria a principios de la década del 60, esta serie de solo seis capítulos y producida en Francia es una creación de Gideon Raff, el showrunner de Hatufim, la ficción israelí en la que se basó la exitosa Homeland. Uno de sus principales atractivos es, sin ninguna duda, el protagónico de Sacha Baron Cohen, un actor inglés inquietante y realmente difícil de clasificar (se podría pensar en Jim Carrey como otro buen exponente de la misma especie), conocido por el público masivo básicamente gracias al excelente falso documental Borat. En esta serie, Baron Cohen demuestra una gran capacidad para moverse con comodidad fuera del ámbito de la comedia. La otra fortaleza de El espía es la impecable ambientación de época (la historia se desarrolla en la previa a la Guerra de los Seis Días), que sumada a un guion ajustado y eficaz le imprimen a cada capítulo el clima de tensión y suspenso de las famosas novelas de John le Carré. La perspectiva ideológica es clara: se trata de destacar el patriotismo de un hombre que lo sacrifica todo, incluyendo la tranquilidad de su vida familiar, por el Estado de Israel, un país involucrado hace años en un interminable conflicto bélico que, como lo prueba la catarata de producciones audiovisuales que han aparecido últimamente (Fauda, Mossad 101, Prisioneros de guerra), se ha decidido a reforzar su armamento también en el terreno cultural. 

Alejandro Lingenti