El Gobierno alquiló un satélite

El Gobierno Nacional alquiló a la empresa europea SES el viejo satélite Astra-1H para evitar que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) le quite los derechos de uso de la posición orbital 81º Oeste en banda Ka, que permite brindar servicios de internet de banda ancha. El Ejecutivo tomo la decisión para evitar la pérdida de esa banda, tras haber suspendido en 2016 la construcción del satélite Arsat-3. La Argentina pagará siete millones de euros, en 2019, por un satélite que ya agotó su vida útil. La detención de la construcción del Arsat-3 puso en peligro la continuidad de la posición orbital. Por ese motivo, la empresa Arsat decidió alquilar un satélite cualquiera para reservar ese espacio.