El Golem
Doron y Yoav Paz

Aunque se trata de un mito poderoso del folclore judío, el golem solo fue llevado al cine con una pequeña obra maestra del expresionismo alemán estrenada en 1920. Luego Michael Mann hizo una suerte de relectura en The Keep (1983), y el mito apareció con variantes más o menos serias en capítulos de Los Simpson y en Los expedientes secretos X, pero no hubo mucho más. Todo lo cual le aporta interés de movida a esta película israelí hablada en inglés y de proyeccion internacional, escrita por el guionista Ariel Cohen y dirigida por los hermanos Doron y Yoav Paz (Jeruzalem). Ambientada en la Lituania del siglo XVII, El Golem propone una variación sobre el tema clásico de la aldea judía que, cuando se ve atacada por extranjeros, produce de materiales inanimados una criatura poderosa y dañina. Cohen y los Paz transforman al gigante de piedra en un niño, y al personaje del rabino, su Victor Frankenstein, en una mujer (notable Hani Furstenberg) destrozada emocionalmente por la muerte de su hijo. La paternidad, la pérdida y el duelo, el antisemitismo y la represión de la mujer en esa sociedad casi medieval son los temas que cruzan la narración, dotándola de cierta densidad dramática, mientras que la puesta en escena por momentos homologa con sus efectos visuales a esta película con la mayor parte del cine de terror y atenúa parcialmente sus particularidades. Con todo, su rareza, su ambigüedad moral y su ambientación histórica la convierten en un artefacto peculiar.

Mariano Kairuz