El Gran Showman
Michael Gracey
Después del notable suceso de La La Land: Una historia de amor, era de esperar que Hollywood volviera a prestarle atención al musical, un género clásico que ya parecía anclado al olvido. Y son justamente Benj Pasek y Justin Paul, los mismos autores de las canciones del taquillero y muy premiado film, los responsables de los exultantes números musicales de esta película kitsch, festiva y desmesurada protagonizada por el carismático Hugh Jackman. La historia de la película es atractiva y está centrada en la figura de P. T. Barnum, productor pionero que solía incluir en los elencos de sus espectáculos circenses a gigantes, enanos, mujeres barbudas y obesos, una decisión que generaba no pocas resistencias. Dirigió el debutante Michael Gracey, con la inestimable ayuda de James Mangold, el mismo de The Wolverine y Logan, dos partes de la saga de los X-Men justamente protagonizadas por Jackman. Entre los dos lograron un resultado un poco cursi y bastante artificial (los efectos digitales juegan un rol clave), pero también entretenido y lleno de vitalidad. Como se dice en el inicio, hubo un millón de sueños que mantuvieron despierto al inefable Barnum: son los mismos que la película recupera con gracia y exceso.

 
Alejandro Lingenti