El madrileño
C. Tangana - Sony

Para la refundación que C. Tangana parió en su nuevo material hay que tener en cuenta, al menos, tres aspectos: es un artista urbano metiéndose con la tradición popular de su país; hay retazos de su relación rota con Rosalía; las innumerables colaboraciones parten el concepto del «feat»: aquí las composiciones son a la antigua. El disco del rapero madrileño es inabarcable y pinta para clásico. Es primo bastardo del premiado El mal querer de Rosalía y, más allá, de La leyenda del tiempo de Camarón de la Isla. Ahí está la presencia de Kiko Veneno en «Los tontos». Por las 14 pistas pasa la historia del folclore español en nombres como José Feliciano (en la milonguera «Un veneno») y los Gipsy Kings (en el flamenco «Ingobernable»), además de artistas como Jorge Drexler y Andrés Calamaro. La mixtura y la profundidad en grandes obras de la música popular dejan sin efecto la etiqueta de «world music».
C. Tangana mete un monólogo del histórico cantor Pepe Blanco, interpretado por Imanol Arias, que dice que «un inglés no podría cantar un fandango, ni una jota, ni un paso doble». El madrileño es un verdadero disco folclórico, capaz de sostener autotune, divos, caños, programaciones y un amor malogrado en la tormenta del pop.

Facundo Arroyo