El mundo en tensión
Telma Luzzani en RCT

Análisis. Presentada por Ceballos, Luzzani  habló del actual escenario internacional.

Telma Luzzani, periodista especializada en política internacional, fue una de las invitadas del ciclo de charlas de verano organizado por Residencias Cooperativas de Turismo. Titulada «El mundo actual: ¿Hacia una nueva Guerra Fría?», la actividad fue presentada por la gerenta general de RCT, Liliana Ceballos, quien agradeció la participación de la periodista, cuyo último libro es Todo lo que necesitás saber sobre la Guerra Fría. «Estamos viviendo una aceleración impresionante de los ciclos históricos, nuevas reglas internacionales del mundo en que vivimos que, aunque por ahora son incipientes y no se pueden tomar como definitivas, sí podemos empezar a observarlas y tener nuevas ideas de lo que va sucediendo», afirmó Luzzani. La especialista explicó que la Guerra Fría sirve para entender el momento actual: «Estamos viviendo un momento de transición hegemónica hacia un nuevo orden mundial que todavía no sabemos cuál puede ser, pero que viene a romper el orden que se estableció desde la Guerra Fría y hasta el breve período de unipolaridad luego de la caída de la Unión Soviética y el 11 de septiembre de 2001. Hoy estamos en un momento de plena crisis hegemónica global, viviendo un derrumbe del orden heredado de la Guerra Fría». En ese contexto, Luzzani explicó que es fundamental pensar también el rol que debe jugar América Latina: «A pesar de estar viviendo una situación desfavorable a nivel regional después de los últimos gobiernos neoliberales de nuestro continente, debemos tener expectativas de un cambio general».
Luego, la periodista describió las principales características de la denominada Guerra Fría,  que consolidó a Estados Unidos como potencia global.  Todo comenzó a cambiar a partir del 11 de septiembre de 2001. «Ese momento es una bisagra en la unipolaridad de Estados Unidos en el orden mundial –dijo la especialista–. Se comienza a virar hacia un mundo multipolar, con nuevos organismos multinacionales regionales como UNASUR, la CELAC, el ALBA y Petrocaribe, en Latinoamérica. Hoy muchos de esos organismos están desactivados por los últimos gobiernos de nuestra región, pero a pesar de eso han dejado muy buenas experiencias y vínculos diplomáticos multilaterales sin la participación de Estados Unidos y el Pentágono. En el plano internacional también surgieron otros organismos multilaterales. Esto es un evidente cambio entre la correlación de fuerzas en el mundo, a un mundo multipolar y las tensiones que esto genera».