El músico del pueblo
Homenaje a Osvaldo Pugliese
Como ya es tradición, la Comisión de Asociados de la filial Villa Crespo del Banco Credicoop fue una de las entidades organizadoras del festival que recordó al célebre compositor de tango, en un nuevo aniversario de su nacimiento.
Pablo de Micheli

Al maestro, con cariño. El evento se realizó en Corrientes y Luis María Drago. (Horacio Paone)

Unas 200 personas se congregaron en la esquina de avenida Corrientes y Luis María Drago, del barrio porteño de Villa Crespo, más precisamente en la plazoleta Osvaldo Pugliese (donde se yergue el monumento a su Orquesta Típica), para homenajear los 114 años del nacimiento del compositor y pianista, quien fue, además, un difusor de las ideas y valores del cooperativismo. La organización del festival estuvo a cargo, como cada año, de la Comisión de Asociados de la filial Villa Crespo de Credicoop junto con otras instituciones barriales, como el Centro Cultural Osvaldo Pugliese, el Club Atlético Atlanta, el Partido Solidario (PSOL) y el Partido Comunista (PC).


Arte político
Durante la jornada se destacó la presencia de Lydia Elman, compañera de vida de Pugliese, quien ofreció una ofrenda floral al pie del monumento a la Orquesta Típica junto con el presidente de la comisión de asociados de la filial Villa Crespo de Credicoop, Jorge Tróccoli. También se hicieron presentes otros referentes del movimiento cooperativo. «Por sobre todas las cosas, fue un hombre solidario, un hombre cooperativista y un hombre político: de nuestros artistas fue el que más cárcel sufrió, por ejemplo», comentó Simón Poliak, integrante de la Comisión de Asociados de la filial porteña, quien recordó que el monumento al «maestro» fue confeccionado y protegido por la Comisión de Asociados de la filial porteña. También transmitió las salutaciones de Juan Carlos Junio, director del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.    
En representación del Partido Comunista, Emilio Anzorena hizo una semblanza de la formación musical de Pugliese, destacando su paso por prestigiosas orquestas hasta tener su propia formación que debutó, en 1939, en el mítico café El Nacional (conocido como La Catedral del Tango). «Don Osvaldo –señaló el dirigente– compuso más de 150 temas, entre los que recordamos y recordarán las futuras generaciones: “Recuerdo”, “La Beba”, “Negracha”, “Malandraca” y el “himno al tango”, “La Yumba”».
La orquesta, organizada en forma cooperativa, lo acompañó a Pugliese durante 55 años y por allí pasaron, entre otras personalidades, el bandoneonista Osvaldo Ruggiero, el violinista Oscar Herrero y los cantores Alberto Morán, Jorge Vidal y Jorge Maciel. Con su agrupación grabó más de 600 obras.
«Es poco lo que puedo decir respecto de lo ya dicho, pero como todos ustedes son partícipes de las cosas buenas y de las cosas malas, de la orquesta y de Osvaldo, muchos de ustedes conocieron a los músicos», subrayó Lydia Pugliese. Rindió homenaje a Alejandro Prevignano (primer bandoneonista de la orquesta) y añadió: «Les digo a todos ustedes que reivindican a un hijo del barrio que tengan suerte, mejor suerte para la gente como yo que ya tiene edad y que sé que tenemos esperanza siempre, que la esperanza se renueve y tengamos un año feliz para toda la Argentina».
El último orador fue Ángel Romano, vicepresidente de la Comisión de Asociados de la filial Villa Crespo de Credicoop. «Osvaldo Pugliese –señaló– es el cabal representante de una raza luminosa, pilar fundamental de nuestra cultura nacional y ejemplo imperecedero de honestidad, humildad, perseverancia en la lucha y en la creación». Sobre el final, el dirigente cooperativo reseñó aspectos de la vida del músico en el marco de la realidad política de su tiempo. En el final se desplegó un show con grupos musicales barriales. El cierre del festival, en tanto, fue con una presentación del cantante Guillermo Fernández.