El padre
Florian Zeller

Anthony Hopkins recibe su segunda nominación consecutiva al premio Oscar (la anterior fue por interpretar a Benedicto XVI en Los dos papas) por esta película basada en la obra de teatro del propio Florian Zeller. En ella se pone de forma magistral en la piel de Anthony, un octogenario padre de carácter fuerte que sufre una pérdida progresiva de la memoria. Su hija Anne (Olivia Colman, también nominada) se ve en la disyuntiva de encontrar una enfermera que lo cuide o de internarlo en un geriátrico. La actuación de Hopkins es superlativa, en su mirada condensa el dolor y la angustia de un hombre que quiere seguir mostrando su fortaleza ante su evidente debilidad. Es muy interesante la manera elegida para retratar un tema habitual en la sociedad contemporánea: los hijos que deben hacerse cargo del cuidado de sus padres. Con maestría, Zeller ubica al espectador en la mirada del hombre para comprender su vulnerabilidad. Acompañamos su punto de vista y perdemos junto a él la noción del tiempo y del espacio. Para generar esta desorientación hay cambios de actores para interpretar el mismo personaje (la enfermera que llega a cuidarlo es interpretada por Imogen Poots, la misma actriz que compone a su hija menor), mientras que los decorados funcionan para diferentes espacios. Los cambios de ánimo del anciano son consecuencia de esta confusión, simbolizada en la reiterada incapacidad para encontrar su reloj o la imposibilidad para distinguir el día de la noche. La estructura del film sigue la lógica de un sueño o una pesadilla, sin la necesidad de enrarecer la iluminación al modo surrealista, ni tampoco subrayar la dramática situación como si se tratara de un melodrama familiar. El relato tiene un registro naturalista que, por contraste, acentúa más la dimensión trágica de los hechos, mientras que la música operística sobrevuela los distintos acontecimientos. Una decisión sutil para representar sin exacerbar la tragedia de la demencia senil, pero también de la propia existencia humana.

Emiliano Basile