El policía que arrolló a un cartonero
Dante Barisone, que había sido liberado el viernes, volvió a ser detenido por orden del juez federal Sergio Torres, después de tomarle declaración a un agente que lo acusó de ser quien pisó con la moto al cartonero Alejandro Pipi Rosado el día de la última movilización contra la reforma previsional. El policía-testigo se llama Alejandro Irárzabal y explicó en el juzgado que no tiene ninguna duda de lo que dice porque él iba en la parte trasera de la moto que Barisone conducía y contó que incluso después de los hechos su compañero le advirtió: «Tenés que negar todo, no tenés que reconocer a nadie». Torres ahora deberá resolver la situación procesal del detenido y evalúa delitos como tentativa de homicidio o lesiones graves agravadas por el carácter de funcionario. Mañana será indagado también el policía que roció con gas lacrimógeno y golpeó con una cachiporra a un hombre mayor que estaba en una calle aledaña a la movilización sin hacer nada.