El presidente
Amazon Prime Video

Con diferentes ciudades de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa como marco, El presidente explora el llamado FIFA Gate, el escándalo de corrupción que conmocionó al mundo cuando quedó al descubierto la multimillonaria trama de sobornos orquestada por el entonces presidente de la AFA, Julio Grondona. Mientras la familia lo llora, un grupo de personas aprovecha el funeral de Don Julio para repartirse el botín. La escena podría corresponder a una película sobre la mafia italiana, pero no, se trata del prólogo de la serie dirigida por Armando Bo (El último Elvis), Natalia Beristain (Luis Miguel: la serie) y Gabriel Díaz (Bala Loca). A lo largo de ocho capítulos, la historia se centra en Sergio Jadue, el joven dirigente que salió del humilde club La Calera y que, apadrinado por Grondona, aprendió rápidamente el juego de influencias, poder y corrupción de la Conmebol y la FIFA. Interpretado por el colombiano Andrés Parra (El patrón del mal), Jadue espera la sentencia de la Justicia de Estados Unidos, mientras colabora con el FBI como testigo protegido. Desde mayo de 2015, cuando fueron arrestados los primeros dirigentes en la víspera del congreso de la FIFA en Zúrich, 26 personas se declararon culpables. La mayoría de ellos aparecen en El presidente caracterizados como inescrupulosos y mujeriegos gracias a los cuantiosos beneficios que genera el fútbol. Desde el más allá, el personaje de Grondona (Luis Margani) oficia de guía del espectador en el detrás de escena del fútbol, mientras que la mexicana Karla Souza personifica a la agente del FBI que recluta a Jadue. La presencia de Bo, quien actúa como showrunner y productor ejecutivo, blinda a la serie en su concepción estética. Visualmente es atractiva y, narrativamente, satírica. Combina la ampulosidad de Paolo Sorrentino (La grande bellezza) con la ironía de Adam McKay (La gran apuesta), a partir de un guion simplista y vertiginoso, despojado de artilugios o subtramas que desvíen la atención de lo realmente importante: el quién y el cómo.

Juan Pablo Russo