El sufrimiento de los seres comunes
Guillermo Saccomanno - Planeta - 302 páginas

«El primer cuento de este libro lo escribí en el 78. El último, hace unos meses. No proporcionan una visión consoladora ni tienen un final optimista», advierte el autor desde un breve texto en la contratapa que funciona como presentación de ese imaginario de seres comunes que pueblan las calles del barrio todos los días, un cine, aquel ómnibus que va hacia la Costa, el trabajo, la familia y que, como buena parte de la humanidad, padecen. Guillermo Saccomanno (Situación de peligro, Bajo bandera, El oficinista, Cámara Gesell, entre otros), articula veintitrés relatos magníficos (se podría decir cuentos, pero el último es una breve nouvelle que da título al libro). Hay también un guiño a Roberto Bolaño con una referencia directa a «Sensini», del escritor chileno; y hasta un breve homenaje al periodista de policiales Ricardo Ragendorfer. Un encuentro fugaz de dos sobrevivientes de la dictadura en pleno festejo del Mundial 78; un escritor que dicta un taller de literatura en la cárcel; dos hermanas que se odian y un hijo que debe salir en la noche al rescate de su madre alcohólica y adicta son algunas de las gentes sufrientes a las que Saccomanno da voz y cuerpo. Cada relato se desplaza sobre una delgada línea que divide sin mucha certeza lo ficcional de lo real, por lo que en buena medida se tornan inclasificables en términos literarios. Las historias que cuenta, y cómo las cuenta, van a perturbar inevitablemente las buenas conciencias. No tanto por lo trágico, lo cruel de lo cotidiano o lo injusta que a veces resulta la vida sino por el ritmo de su prosa filosa, breve, muy cercana a la crónica, que lleva al lector, sin respiro, hacia las profundidades de la condición humana.

Marcelo Torres