Enrique
Luis Longhi

Gran actor, bandoneonista, narrador, Luis Longhi es un profundo conocedor de la historia del tango. En Enrique invoca a Enrique Santos Discépolo en la última noche de su vida, en su camarín del teatro, entre la realidad y la alucinación, el recuerdo de momentos de su vida y la revelación existencial. Bajo la dirección de Rubén Pires, encarna a un Discépolo inolvidable, que dialoga con un joven asistente del teatro (Nicolás Cucaro, muy buen cantante y actor), con quien recuerda episodios de su vida, la relación con su hermano Armando, sus amores, la composición de sus tangos, la política, la vida nocturna de Buenos Aires y su cultura popular. El personaje del asistente se va cargando de sentidos diversos y el actor va componiendo derivas en nuevos personajes, cuya máscara les otorga una dimensión de misterio, metafísica, arquetípica. Se trata de un musical de cámara, expresión del género en el país. Acompañados por el piano, Longhi y Cucaro interpretan una selección de las célebres creaciones de Discepolín. Con acierto, Pires explota el antiguo diseño arquitectónico y la decoración de la sala chica del Teatro La Comedia, y ubica en la transparencia de la puerta corrediza a un personaje «esfinge»: ¿la Muerte? Para no dejar de ver.

Jorge Dubatti