Espionaje sobre los obispos brasileños

El gobernador del estado brasileño Maranhão, Flávio Dino, utilizó su cuenta de Twitter para denunciar que el gobierno brasileño, a través de la Agencia Brasileña de Inteligencia, dirigida por el general Augusto Heleno, espía a los obispos miembros de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil. «Si de hecho el gobierno federal está espiando y tratando a la CNBB como “enemiga interna”, estamos ante uno de los mayores escándalos de este comienzo de año. Inaceptable la vuelta de la “doctrina de la seguridad nacional” de la dictadura», denunció el gobernador. Como se sabe, el Palacio del Planalto quiere contener el avance de la Iglesia Católica en el liderazgo de la oposición al gobierno de Jair Bolsonaro. En la visión del bolsonarismo, la Iglesia es una tradicional aliada del PT y se está organizando para liderar debates en conjunto con la izquierda.