Euphoria
HBO

Rue vuelve a clase después de una temporada en una clínica de rehabilitación. La sobredosis que sufrió no fue un exceso circunstancial: su adicción tiene una historia que arranca en la niñez. De tanto comprar, se hizo amiga del dealer, que ya no le quiere vender. Hay un padre muerto, una madre que se puso firme y, en la escuela, una chica nueva. A la vista, Jules es su opuesto, alegre y divertida: un ángel punk. Y eso a Rue le empieza a hacer bien. Pierde la tímida Lexi, su vieja amiga. Completan el grupo Kat y Maddy, ambas atrapadas en distintos tipos de vínculos enfermizos. Con sus piruetas de cámara, su playlist insuperable (el rapero Drake es productor ejecutivo), diálogos interesantes, impecable reparto (la cantante Zendaya como Rue, la modelo trans Hunther Schafer como Jules), Euphoria capta la atención por completo. Los capítulos son largos, por suerte: 50 minutos. Basada libremente en la miniserie israelí del mismo nombre, la escribió y dirigió el joven Sam Levinson y ya se confrmó segunda temporada. De ese núcleo surgen los momentos más oscuros del mejor culebrón adolescente de los últimos tiempos.

Micaela Ortelli